Bodas originales: Aires medievales en tu gran día

Las ceremonias medievales son una de las bodas temáticas más demandadas


El auge de las bodas temáticas se ha convertido en una de las tendencias más destacadas de los últimos años, y una de las demandas más populares entre agencias de organización de bodas y wedding planners: ya sea customizando todo el enlace con nuestro color favorito, tomando inspiración de los cuentos de nuestra infancia, o dejándonos llevar por el glamour de una legendaria estrella de cine o una película inolvidable, tematizar la boda suele ser un punto de partida fácil y obvio desde el que organizar un brainstorming o lluvia de ideas.

Hay quienes opinan, sin embargo, que las bodas medievales van un paso más allá: ya escojas un enlace religioso, civil o simbólico, las ceremonias inspiradas en el Medievo tienen un encanto especial, que exige disponer de mucho tiempo, ganas y esfuerzo, a fin de dedicarse en cuerpo y alma a la organización. Desde invitaciones y regalos con motivos y sellos medievales, hasta el vestido brocado y encorsetado de la novia, el traje (o armadura) del novio, o el banquete con el que se agasaja a los invitados, todo debe ir acorde a una misma época, siendo los pequeños detalles los que marquen al final la diferencia.

En estas bodas el entorno es pues fundamental para darle un toque de ‘realidad’ al asunto, y dejar que la magia discurra: un castillo, una masía, un pueblo perdido, una iglesia románica, un ayuntamiento histórico o un precioso parador. Provincias como Ávila, Segovia o Guadalajara suelen ser algunas de las más demandadas por su tradición, costumbres y cultura, pero no son las únicas. De hecho, una de las empresas más reconocidas del sector es Medieval Factory, emplazada en Teruel, que organiza bodas de temática medieval en todo el territorio nacional, aunque guardando un especial mimo para Madrid y Barcelona, donde disponen de fincas, masías y casas rurales propias. La decoración se ajusta a las dimensiones del espacio, y detalles como la vajilla o el vestuario se clasifican según el siglo o la etapa del Medievo a la que correspondan.

Un servicio similar ofrecen en El Trovador Leonés, el Monasterio de Piedra o Medieval Cercós, una empresa de Lleida donde no sólo cuidan la decoración sino también las normas de protocolo más apropiadas para estas peculiares bodas. También en Madrid, el Ayuntamiento de El Álamo ofrece a las parejas enamoradas celebrar su boda en su famoso Mercado Medieval, con una ceremonia oficiada por concejales vestidos de los Reyes Católicos y en la que se leen textos en castellano antiguo, rodeados de teatrillos de época, puestos de artesanía, zocos, juglares, trovadores, malabaristas y los más diversos personajes de la Edad Media.

En cuanto al banquete, lo fundamental es tener en cuenta la abundancia del festín: carnes a la brasa, como cochinillos, corderos y costillares enteros hechos a la vista de los invitados, además de embutidos, empanadas, hogazas de pan y una selecta selección de vinos de la tierra. En el mismo hilo, es preciso tener en cuenta la puesta en escena: las empresas medievales disponen desde carpas y jaimas, a antorchas, candelabros de forja, escudos de armas y vestuario (en el caso de que tengamos que orientar a nuestros invitados a la hora de vestir correctamente de damisela o templario), ademas de todo un plantel de malabaristas, bufones, bardos, y una épica justa entre caballeros.

Más sobre

Regístrate para comentar