New York Bridal Week 2012: Marchesa y Carolina Herrera

La pasarela más ‘chic’ del circuito da el pistoletazo de salida a la temporada nupcial

Las apasionadas de Nueva York tienen en abril un motivo más para planear una visita a la ciudad de los rascacielos: es en este mes cuando la pasarela de moda neoyorquina se viste de blanco, presentando las colecciones en vestidos para novias de la próxima temporada.

VER GALERÍA

Carolina Herrera 2012.

Las primeras en hacer acto de presencia, la atemporal Carolina Herrera y Marchesa, una de las firmas de pasarela que más ha tardado en sumarse al panorama nupcial, pero que lo ha hecho a lo grande, con destacadas colecciones que respiran romanticismo en cada detalle de tul y encaje. Sus propuestas para 2012 recuerdan en esta ocasión a algunos de los modelos más vistosos de la colección prêt-a-porter, con vestidos de líneas suaves y fluidas, escotes en red ilusión, ornamentos de inspiración art decó en cristal y pedrería, y delicadísimas construcciones en encaje semitransparente.

VER GALERÍA

Christos, Kenneth Pool y Amsale, colecciones 2012.

Otros que también han presentado sus propuestas a lo largo del fin de semana han sido Kenneth Pool y Amsale, ambas integradas en la firma Christos: vestidos lujosos, con aplicaciones de diminutos cristales bordados sobre faldas de tul, tafeta y satén duquesa en capas. Los cortes clásicos y atemporales se alternan con detalles vanguardistas, armazones arquitectónicos y líneas impactantes, perfectas para una boda en la City.

VER GALERÍA

Marchesa 2012.

La diseñadora venezolana tampoco ha querido faltar su cita más especial con las novias, y ha mostrados sus colecciones en el showroom que la firma posee en el corazón de la Gran Manzana. Sus colecciones, junto a las de Oscar de la Renta, son una de las más esperadas por el romanticismo y dulzura que se desprende de cada puntada: colección tras colección, Herrera consigue imprimir un marcado aire Haute Couture a cada uno de sus trajes de novia, que en 2012 se traducen en una hilera de maravillosas creaciones, de diferente carácter, pensadas para adaptarse al espíritu y personalidad de cada una de sus novias. No faltan, como suele ser habitual, los toques de color sobre sedas y satenes, casi siempre en forma de motivos florales, los corsés, y las amplias faldas de corte princesa en color blanco puro y champán.

Más sobre

Regístrate para comentar