30 MARZO 2011

¿Cómo colocar una mantilla y peineta españolas?

Ambos complementos resultan tan difíciles de poner como de llevar



La mantilla y la peineta son el complemento más castizo y tradicional de entre todas las prendas de gala de nuestra cultura. Un popular accesorio de raíces puramente españolas, que combina una elaborada diadema, adornada con ornamentos de carey o metacrilato, con un delicado velo de blonda, chantilly o tul. Tan difíciles de poner como de llevar, la mantilla y la peineta se colocan a modo de tocado sobre el cabello de la mujer, y aunque su uso esté relegándose cada vez más a las ferias, corridas de toros y procesiones, su presencia en las ceremonias nupciales sigue estando a la orden del día, tanto para las novias, en color blanco, como para las madrinas, en negro u otros colores.

El alto del tocado, el diseño artesanal del moño o el largo de la mantilla respecto a la espalda y las manos, son algunas de las normas que rigen este complicado complemento, y que hacen que sea casi imposible colocarlo sin ayuda. Nos ponemos en manos del estilista Adrien Palma para contarte en ocho sencillos pasos cómo llevar correctamente una mantilla y peineta españolas.