Seis trucos para unos labios perfectos durante todo el día

¿Sabes cómo mantener perfecta tu sonrisa?



Beso, tras beso, tras beso. Los labios son, junto a la pestañas y su imprescindible máscara waterproof, los principales perjudicados del 'trasiego' de la novia durante su gran día: al final de la ceremonia, durante el banquete, saludando a los invitados... Una situación 'complicada, que requiere de medidas de emergencia, para que tus labios resulten jugosos y 'besables' desde que te maquillas por la mañana hasta la mismísima noche de bodas... ¿Quieres saber cómo mantener tus labios 'en perfecta forma'? Toma nota de nuestros consejos.

Estar guapa el día de la boda es una carrera de fondo: igual que tu piel y cutis requieren de mimos 'extra', para que tus labios luzcan igual de radiantes debes mantenerlos suaves e hidratados a diario. Un truco casero muy eficaz es frotarlos suavemente cada noche con un viejo cepillo de dientes o una toalla húmeda: de este modo, ayudas a exfoliar la superficie, eliminando pellejitos y estimulando la circulación. Una capa de miel de abeja, una pequeña gota de aceite o algo de vaselina ultrahidratante harán el resto.

Protégelos como se merecen, especialmente ahora que llega el invierno. Los bálsamos con SPF hacen maravillas: no olvides llevar uno siempre en el bolso, y aplícalo con frecuencia aunque no estés en la calle.

Apuesta por una barra ultrahidratante, ya decidas maquillar tus labios en tonos nude o en un intenso color de temporada. Haz varias pruebas antes del gran día y, si cuentas con la ayuda de un estilista o maquillador profesional, asegúrate de incluir en tu kit de novia una barra idéntica que puedas tener a mano en los momentos cruciales, como después de los saludos o antes de la sesión de fotos.

Junto a los besos, los tenedores, cucharas, servilletas y copas son los principales 'enemigos' de tus labios perfectos: un truco infalible para no estar pendiente de ellos mientras disfrutas del banquete es incluir un paquete de toallitas desmaquillantes y un gloss transparente en tu kit de maquillaje. Escápate en cuanto tengas un minuto libre, y sustituye tu delicado color de labios por otro 'de batalla', que te permita seguir luciendo un aspecto radiante, sin tener que preocuparte por tu look.

Consigue una sonrisa XL resaltando, no solo los labios, sino, también, las comisuras o los dientes: una ristra de dientes blancos crean un contraste perfecto y da luminosidad a tu cara. Los colores claros, además, dan sensación de unos labios más grandes: aplica un poco de brillo en el centro del labio inferior, y no te olvides de dar un toque de iluminador junto a las comisuras.

Añade trucos de especialista a tu kit: una base de maquillaje sobre los labios, un toque de polvos, un perfilador del mismo o inferior tono que la barra, y un pincel para aplicar el color de dentro hacia afuera serán más que suficientes para 'imitar' los pasos de un profesional, incluso a las 3 de la madrugada. El toque maestro: elimina los restos 'besando' un poco de papel, aplica más polvos, y termina con una última capa de color. Perfecta.

¿Qué maquillador recomendarías a las otras novias de hola.com?

Más sobre

Regístrate para comentar