Cinco consejos clave para fijar la fecha de tu boda

Elige tu día mágico con nuestros 'tips anticrisis'



10 de octubre de 2010. O lo que es lo mismo, 10-10-10. Una fecha redonda y que sólo se da una vez en la vida, que sin duda muchas parejas utilizaron el pasado domingo para darse el 'sí quiero'. Elegir un día especial dentro del calendario es una de las maneras de dar con la fecha ideal, y que, además, puede servir como inspiración a la hora de escoger una temática para el banquete, diseñar las invitaciones y regalos, o elegir la decoración de las mesas y sillas. Sin embargo, existen muchas otras razones que nos pueden ayudar a decidirnos por un día en vez de otro... ¿Quieres algunos consejos?

1. La disponibilidad de la iglesia o los salones donde celebrar el banquete. Muchas capillas tienen largas listas de espera, especialmente en los meses de temporada alta, y no siempre resulta fácil encontrar un hueco que encaje con lo que buscamos. Si realmente deseas celebrar el enlace en un lugar concreto, lo más probable es que la fecha venga marcada por su disponibilidad.

2. No te engañes: las bodas son eventos caros. Si no quieres escatimar en los pequeños detalles que hacen de tu día un día inolvidable, elegir la fecha según la temporada es fundamental para ahorrar unos cuantos euros de forma sencilla. La temporada alta nupcial se extiende entre los meses de abril y septiembre, por lo que es fuera de esas fechas cuando te será más fácil encontrar proveedores que ofrezcan descuentos jugosos. Además, los viernes y sábados suelen ser los días de la semana con mayor demanda nupcial. Nuestro consejo: apuesta por una bonita boda matutina de domingo, o aprovecha la víspera de algún festivo.

3. El clima tiene un papel fundamental: si te casas en otoño, una bonita boda campestre al aire libre queda descartada a menos que quieras asegurarte un 'fracaso climático'. Las bodas en verano, por otro lado, pueden destruir las flores o el maquillaje en cuestión de horas si no te andas con cuidado... Y en el caso de los enlaces celebrados en pleno invierno, no olvides que, aunque un paisaje nevado puede ofrecer un marco incomparable, las inclemencias del tiempo pueden arruinar desde tu vestido y peinado, hasta el transporte de los invitados. ¡No te la 'juegues'!

4. Aunque lo importante es que la fecha se ajuste a vuestras necesidades (presupuesto, gustos, vacaciones...), nunca está de más preguntar a los invitados acerca de su disponibilidad: padrinos, familiares cercanos, amigos íntimos... En definitiva, a todas aquellas personas que os gustaría que estuviesen presentes en la boda, pase lo que pase.

5. La mayoría de parejas suelen celebrar la luna de miel los días posteriores al enlace. Tener en cuenta los meses de temporada baja vacacional, cuando las tarifas son más económicas, ayuda a fijar la fecha y disfrutar del viaje de vuestros sueños, sin 'saltaros' el presupuesto.


¿Conoces a alguna pareja que se haya dado el 'si quiero' en una fecha especial?

Más sobre

Regístrate para comentar