Olas, arena, sol... ¡cásate en la playa!

Te damos ideas útiles para una mágica boda a la orilla del mar

null

Arenas doradas bajo los pies descalzos, sol, flores blancas por todas partes y el rumor de las olas como testigos de excepción. Este entorno paradisíaco es el que muchas parejas eligen a la hora de darse el más romático de los ‘síes’. Bodas en calas secretas, a orillas del Mediterráneo, que nos permiten disfrutar de un día mucho más relajado que la clásica ceremonia en una Iglesia o un juzgado. ¿Tú también sueñas con una boda en la playa? Anota nuestras ideas.

El vestido. Evidentemente, tienes que olvidarte del tradicional vestido de novia encorsetada, plagado de capas de encaje y armazones… Lo que se lleva a la hora de casarse en la playa son los vestidos de gasa, de estilo ibicenco y texturas ultraligeras, para que pudas soportar el calor de los rayos del sol a lo largo de todo el día.

El maquillaje. También deberás tener cuidado, y hablar con el maquillador y peluquero para que procuren hacerte el día lo más sencillo posible: bases ultrafundentes y ligeras y semirrecogidos cómodos serán tus aliados.

Cuidado con los invitados... Si tienes claro que tu boda será en la playa, advierte a tus invitados con el tiempo suficiente para que se hagan con la indumentaria y el calzado adecuados. Unas buenas sandalias, un pantalón de lino o un vestido corto pueden salvarles de una jornada complicada sobre la arena caliente...

Banquete fresquito. Olvídate de un banquete con varios platos y entrantes, porque con el calor a tus invitados les resultará imposible dar buena cuenta de todo. Opta por los buffet de frutas frescas, pescados y mariscos, y las ensaladas exóticas y ligeras. Para acompañar, elabora una carta de bebidas tropicales. ¡Deliciosas!

¿Dónde? Existen infinitas calas maravillosas y solitarias donde celebrar tu boda, pero debes ser práctica: busca un sitio donde puedas celebrar un banquete en condiciones o te añadirás problemas extra: organización, catering, servicios… Si hay un hotel cerca, mejor. Y recuerda que necesitas disponer de un sistema eléctrico para mantener fría la comida o conectar el equipo de música…

La orientación también es importante. La mayoría de bodas en la playa se celebran al atardecer para evitar las horas de mayor calor, así que ten en cuenta la posición del sol respecto a la de la playa para que la luz no le juegue malas pasadas a tu álbum de fotos.

La decoración. Debe ir acorde a la temática playera: flores blancas, palmeras, antorchas que resuelvan la iluminación nocturna, velas… Una buena idea son las lámparas antimosquitos: al final de la jornada, tu piel y la de tus invitados lo agradecerán.

El calzado. Es una de las grandes dudas de las novias que se casan en la playa: ¿con o sin? La decisión es tuya, pero aunque resulte mucho más romántico caminar descalza hacia tu gran amor, piensa en la temperatura de la arena, y en lo incómodo que puede llegar a ser si se calienta demasiado. Nuestra opción: unas sandalias planas incrustadas de cristales de Swarovski te dejarán andar cómodamente y no le restarán un ápice de glamour a tu outfit.

Más sobre

Regístrate para comentar