Barcelona Bridal Week 2010: Pepe Botella

La firma ha presentado una colección inspirada por la luz del Mediterráneo

La luz, la brisa que trae aromas de lejanas tierras, las mareas, las arenas de las playas, las mágicas leyendas.... El mar Mediterráneo ha servido a la diseñadora Lucía Botella para dar vida a su colección de vestidos de cara a 2010, que se ha presentado esta mañana en la tercera jornada de la Barcelona Bridal Week, con la presencia de la top española Shaila Márquez.

Alejandría, Capri, Santorini, Genova, Estambul, Ibiza... las joyas de la corona del Mediterráneo aparecen reflejadas en sus vestidos, en forma de vaporosas gasas, organzas de seda y plisados. Los brocados de los cuerpos se cubren de cristales de Swarovski, recreando la intensa luz que acompaña a los puertos de mar y ciudades de la costa, y recrean las rocas de las que se alimentan las olas. Tejidos trabajados que parecen casi repujados sobre la silueta femenina, donde los escotes y cuerpos ganan en importancia dejando las líneas sencillas para las faldas, casi siempre cortadas al bies, buscando las idas y venidas del mar.

Capas y capas de volantes, drapeados cruzados, tiras de perlas, flores bordadas... un auténtico inventario de imágenes relacionadas con las luminosas costas del Mediterráneo, que adquiere su vena más vanguardista en los vestidos con bolsillos (que poco a poco se han convertido en un must entre las últimas tendencias para novias) y los minivestidos bordados con cristales. Lo más aplaudido: un sofisticado mono-pantalón, elaborado enteramente en encaje, el exquisito dos piezas que apuesta por la chaqueta de strass oversize, perfecta para una boda civil, con una minifalda de plumas, y una espectacular falda lápiz con cola, bordada enteramente con paillettes, a juego con una blusa de seda.

Más sobre

Regístrate para comentar