Barcelona Bridal Week 2010: Oro y lujo en el desfile de Rosa Clará

La catalana ha sido la encargada de abrir la semana de desfiles en la Ciudad Condal

La primera jornada de Gaudí Novias, en la Barcelona Bridal Week, se abrió ayer con una única invitada de excepción: la diseñadora y empresaria Rosa Clará, a quien sin duda se le puede atribuir el mérito de haber revolucionado por completo la industria de la moda nupcial española en los últimos años, fue la encargada de descorchar la primera botella de cava de la semana, con su colección para 2010.

Carreras, nubes de fotógrafos, reporteros... y sobre todo muchos rostros conocidos. Con grandes dosis de expectación y nervios, los minutos antes del único desfile del día se convirtieron en un auténtico hervidero de flashes y comentarios. La diseñadora no quiso dejar a nadie fuera de su lista de invitados más exclusivos, y sorprendió organizando un catwalk de ida y vuelta, en cuyo centro una hilera de asientos se había reservado únicamente para las celebrities. María Palacios, Darek, Elsa Anka, Sandra Ybarra o una esperadísima Inés Sastre, que hizo su entrada a escasos minutos del inicio del desfile, se dieron cita en este central row de excepción, para contemplar en primicia los diseños de la casa catalana.

Numerosas tendencias componen la colección de la firma de cara al año que viene. Por un lado, se mantienen las líneas orientalistas, con vestidos de faldas abombadas en tejidos muy estructurados, con cómodos y prácticos bolsillos a cada lado, y un gran lazo rematando la parte baja de la espalda. Lo más sorprendente: los aires a pintura e inspiración renacentista, que se asoma a los vestidos en forma de borlas y bellas aplicaciones en color oro, cristales en negro opaco y perlas bordadas, que destierran de un plumazo cualquier superstición.

El escote palabra de honor, un clásico, hace pequeñas concesiones al más atrevido halter, que se incrusta de pedrería dejando la espalda al aire, y realzando la línea de los hombros. Las dos piezas toman protagonismo frente a los cortes más clásicos, aunque los tipo princesa, en los que la firma es auténtica experta, fueron sin duda los modelos que más aplausos arrancaron del público: las amplísimas faldas, hasta el suelo o tobilleras, son uno de los looks preferidos por las novias, y en esta ocasión se bordan de vaporosas flores de gasa de arriba a abajo.

Cuerpos drapeados ultraceñidos, con líneas sirena que parten de la parte baja de la cadera, o más extremas, de las rodillas, exóticos apliques, gasas... Destacan los vestidos inspirados en los locos años 20, con cortes a lo charlestón, cubiertos de flecos de seda natural y escotes y mangas rematados en pedrería y cristal, los vestidos bordados en paillettes de la cabeza a los pies que recuerdan a las escamas de una cola de sirena, y dos discretas creaciones en color oro. Todo un lujo para abrir (y cerrar) la primera jornada de desfiles de Barcelona.

Más sobre

Regístrate para comentar