Siete 'tips' imprescindibles para dar con el vestido de tus sueños

Sigue cada uno de nuestros consejos y encuentra el traje de novia perfecto

Tienes todos los catálogos de novias habidos y por haber, has comprado cada revista del mercado, piensas que no queda un escaparate en tu ciudad que no conozcas de memoria… Tranquila, el ‘momento vestido’ puede suponer un auténtico engorro si no damos con él a la primera. Si aún andas a la caza y captura del tuyo, anota nuestros consejos.

1. ¡Disfruta!
Has llegado hasta aquí: él te lo ha pedido y tú has dicho que sí… Ya sólo queda lo más importante: dar con el vestido ideal. Tu boda es un día único e inolvidable, pero hasta que te enfrentas al altar, hay un largo camino por recorrer. No te agobies: intenta disfrutar de cada detalle. ¡Relájate!

2. Confía en tu instinto... y en el de tus amigas
Cada novia es un mundo, y cada vestido también. Es posible que lo encuentres a la primera, o que tardes varias semanas en dar con él… lo importante es que, si sientes ese pálpito especial del que hablan todas las novias, no renuncies a él: ése es el vestido para ti. Eso sí, hasta que lo encuentres, ve siempre acompañada de una amiga con olfato para la moda: te dará todas las razones que necesitas para decidirte, y siempre será sincera a la hora de decir si un corte te favorece o no. 

3. Pruébatelo todo
Aunque es normal llevar ideas preconcebidas (¿quién no ha fantaseado alguna vez con cómo sería su vestido de novia?), es bastante habitual que al final la novia se vea preciosa con un vestido que no entraba para nada en sus cánones. Ten en cuenta que el vestido de novia es algo muy especial –tiene hechuras y cortes únicos-, por lo que a veces te sorprenderás comprobando lo bien que sienta un cuello chimenea o lo estilosa que es una falda princesa.

4. Sigue de cerca los especiales de hola.com
Cada temporada os enseñamos los vestidos de novia de las principales firmas y pasarelas nupciales del mundo. Si quieres saber lo que se va a llevar la próxima temporada, ¡no te los pierdas!

5. Eres un princesa… ¡no te conformes con menos!
A menos que tu presupuesto sea muy ajustado, es importante que tengas presente que gran parte del dinero destinado a la boda acabará invertido en el vestido de novia. Son creaciones Haute Couture, pensadas para cada una de nosotras y ajustadas a nuestro cuerpo al milímetro, así que date el capricho y elige aquel que realmente sea especial y maravilloso para ti.

6. Campo, playa, ciudad…
Lo quieras o no, el día que elegiste dónde y cuándo te casarías determinaste casi todo lo relacionado con la boda: invitados, menú, vestuario… La organización de la boda depende del entorno y las condiciones climáticas, y el vestido de novia no iba a ser menos. Por ejemplo, si tu boda se celebra en un lugar relativamente húmedo o muy seco, los tejidos más delicados pueden dañarse con facilidad. Lo mejor: habla con tu modista e infórmate antes de la calidad del tejido, y cómo se verá afectado por el tiempo o el lugar. 

7. Dile ‘sí quiero’ al espejo
Para que las pruebas sean lo más fiables posible, intenta recrear todo tal y cómo será en el gran día: lleva los mismos zapatos o de un tacón de aspecto similar (así comprobarás no sólo el largo sino también qué tal te mueves e 'interaccionas' con ellos), recógete el pelo si tienes pensado llevar un recogido… Una vez delante del espejo, haz todos los movimientos que harás ese día, y comprueba que estás cómoda con cada uno de ellos: siéntate, levántate, mueve los brazos, baila… ¡Qué una crinolina demasiado armada no te arruine tu gran día!

¡Suerte!

¿Has dado ya con el vestido que buscabas? ¿Qué consejos le darías a otras novias?

Más sobre

Regístrate para comentar