Cibeles Madrid Novias: los chicos también se suben a la pasarela

Miquel Suay, Duyos y Devota & Lomba han presentado sus colecciones para novio

Los chicos también tienen su hueco sobre la pasarela de la Cibeles Madrid Novias 2010: los diseñadores Miquel Suay, Juan Duyos y Modesto Lomba han presentado sus propuestas para novio de cara a la próxima temporada durante esta primera jornada de la pasarela madrileña. Los tres desfiles han estado dominados por el chic masculino y la innovación a la hora de tratar los tejidos: Miquel Suay, inspirado por la imaginería del pintor holandés Rambrandt, reinventa el vestuario propio del siglo XVII, incorporando a las camisas elementos preciosistas como cuellos y puños bordados con borlas diminutas, pecheras de volantes en tonos blanco y negro y gorgueras. La corbata, asimétrica o plisada, adquiere un volumen XXL, y las chaquetas, de un solo botón, brillan con prints sacados de la naturaleza, como las ramas de almendro o los faisanes, gracias a las texturas satinadas y falsos lisos.

Por su parte, el siempre innovador Duyos, quién esta misma tarde presenta también su colección de vestidos de novia para 2010, ha recurrido a su puesta en escena habitual, donde los modelos, todos ellos ataviados con gruesas gafas de pasta negras, han posado sobre sofás y divanes antes de desfilar. El diseñador recurre al chaqué y esmoquin clásicos como apuesta para la temporada que viene, acompañando sus looks dandi con elegantes slippers de terciopelo. Como innovación: los complementos, como la pajarita o el fajín, que son sustituidos por amplios pañuelos de seda. En cuanto a las texturas, sorprenden los tejidos metalizados en blanco, negro y oro, que se combinan con sencillas camisetas básicas, aunque han sido sin duda los conjuntos tornasolados ‘invertidos’ en cobre, verde o granate sobre negro, los que han arrancado mayores aplausos.

Los últimos en desfilar han sido los trajes de ceremonia de Devota & Lomba, quién ha propuesto invertir los papeles desde el segundo uno: el primer modelo ha desfilado con un original ramo de flores entre sus brazos, y ataviado enteramente de blanco.

Chaquetas cortas y muy entalladas y pantalones tobilleros han dominado el desfile, en una colección que, esta vez sí, recupera la pajarita como complemento indispensable del novio. Las rayas se convierten en el estampado fundamental a la hora de acudir a dar el ‘sí quiero’, aunque no han faltado los guiños transgresores en forma de chaquetas metalizadas, en azul marino y tostado, y el calzado, especialmente unas curiosas manoletinas de charol con lazada al frente.

Más sobre

Regístrate para comentar