Mitos y supersticiones sobre la boda: te lo contamos todo

¿Eres supersticiosa? Anota los ritos más populares entre las novias

No llevar perlas al altar, que el novio no te vea antes de la boda, llevar algo azul contigo… Son muchas las tradiciones, mitos y supersticiones que rodean a las bodas, tanto para alejar a la mala suerte como para atraer la felicidad hacia el matrimonio. ¿Quieres saber cuáles son las más sonadas? Te las explicamos todas.

La superstición de las perlas. Las perlas, junto con los diamantes, son una de las joyas que mejor sientan a las novias por su color nacarado y aspecto elegante. Aún así, son muchas quienes las evitan por pura superstición. Según el mito, las perlas simbolizan las propias lágrimas de la novia, por lo que llevarlas durante la boda atrae la desdicha hacia el matrimonio. Todo un reto para aquellas que tengan a estas gemas orgánicas entre sus joyas preferidas…

Algo nuevo, algo viejo, algo prestado, algo azul. Una de las tradiciones más seguidas por las novias: sencilla de seguir a rajatabla, cada uno de los objetos se rige por su propio mito. Lo viejo suele estar relacionado con la amistad, y suele tratarse de un presente que una amiga casada entrega a la novia con la esperanza de compartir su dicha: una liga, un pañuelo bordado.... Lo nuevo simboliza el futuro de los recién casados (muchas novias aprovechan el vestido o los zapatos para completar este ‘combo’ de buena suerte), mientras que lo prestado suele ser una joya familiar con cierto valor sentimental. La costumbre de que la novia use algo azul se relaciona con la fidelidad.

En martes, ni te cases ni te embarques. El martes, ese día funesto para los supersticiosos, deviene su nombre de Marte, el dios de la guerra según la mitología romana. Según esta creencia, este día de la semana es propicio para desgracias y catástrofes, por lo que las parejas más supersticiosas evitan esta fecha como símbolo de mala suerte.

El arroz. Hoy en día sustituido por pétalos de flores e incluso mariposas, la tradición de arrojar arroz sobre la pareja recién casada a la salida de la Iglesia o el juzgado está relacionada con la fertilidad y la descendencia, y es una superstición importada de Oriente y relativamente reciente.

Ver a la novia antes de la boda. Bajo el título ‘Nos casamos’, la española Roser Amills y la argentina Bettina Dubovsky describen, entre muchas otras, una de las tradiciones más arraigadas entorno a la ceremonia nupcial: la de no ver a la novia la mañana de la boda. Esta superstición data de la época en que los enlaces se realizaban por conveniencia, y la familia de la novia evitaba que el futuro marido la viera antes de que tuviera lugar el enlace para evitar que se arrepintiera.

Los huevos de Santa Clara. Una antigua tradición española relacionada con las bodas es la den ofrecer una docena de huevos a Santa Clara para pedirle que haga buen tiempo. Para cumplir esta tradición, bastará con que te acerques al convento de clarisas más cercano unas semanas antes de la boda, y ofrezcas un docena de huevos. Eso sí, no siempre funciona: los mismos Príncipes de Asturias ofrecieron numerosas docenas de huevos al convento de las madres Franciscanas Clarisas del Paseo de Recoletos de Madrid, y su boda al final resultó estar 'pasada por agua'…

¿Eres supersticiosa? ¿Vas a seguir alguna de estas tradiciones el día de tu boda? Comparte tu opinión con nosotras en el foro de novias

Más noticias sobre...

Más noticias

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema