Elegir el vestido: ¿tienda o taller?

Conocer sus ventajas e inconvenientes puede ayudarte a dar con el vestido perfecto

¿Qué es mejor? ¿La comodidad del catálogo o un vestido hecho a nuestro gusto? ¿Ahorrar en el vestido o darnos el capricho? A la hora de comprar el traje de novia hay muchas opciones a las que acudir: mientras algunas, como los talleres y modistas, realizan los vestidos a medida y gusto de la novia, las boutiques de pret-a-porter disponen de un amplio catálogo de vestidos ‘prediseñados’ entre los que poder elegir, y que se ajustan a las tendencias de cada temporada.

En los tradicionales ateliers todo sigue un estricto ritual de creación, basado en las ideas del modisto y la propia novia. En estos talleres, las primeras pruebas se realizan sobre una toile, un vestido básico de tela algo más basta de lo habitual, sobre la que se van ajustando los distintos cortes hasta dar con el que más favorece a la novia. Podrás disponer de tus propios bocetos, e intervenir en cada paso del proceso de creación del vestido. Un trabajo cien por cien artesanal, donde sentirás que tu vestido es tuyo más que en ningún otro sitio. ¿Su principal inconveniente? Que necesitarás disponer de mucho tiempo e imaginación, y aún así no siempre es posible confeccionar el traje de tus sueños al milímetro...

Menos arriesgadas son las firmas especializadas en vestidos de novia, con puntos de venta propios o tiendas multimarca. Pronovias, Aire, Rosa Clará, Novissima… un sinfín de marcas que, en España, tienen casi tanto prestigio como los propios talleres, al confeccionar cada modelo con mimo y siempre pegado a las últimas tendencias. Su punto fuerte son los catálogos, los desfiles que realizan cada año en las pasarelas de moda nupcial, y el hecho de que puedas ver en primera persona como son los vestidos en la primera visita a la tienda: te estarán esperando colgados en sus perchas ya totalmente terminados. Una vez elegido el vestido, podrás realizar pequeños cambios en el tallaje, el tejido o detalles como el largo de la manga, los apliques o el escote, aunque, eso sí, el vestido nunca parecerá distinto ni personalizado. El precio de este servicio es mucho menor, y además te permite vestir de ese diseñador que siempre soñaste: Victorio & Lucchino, Carolina Herrera o Elio Berhanyer, entre muchos otros, poseen una línea pret-a-porter dedicada exclusivamente a las novias.

¿Qué crees que es mejor para ti: tienda o taller? Cuéntanos tu experiencia en Foros Chic

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más