Siete originales ideas para sorprender a tus invitados

Cámaras desechables, burbujas en lugar de arroz, barra libre de caramelos…

Quieres que tu boda sea única e inolvidable, pero con el ajetreo del vestido, el catering y los cursillos prematrimoniales apenas te queda tiempo para exprimirte el cerebro pensando cómo sorprender a tus seres queridos… Te proponemos siete ideas divertidas y muy originales para darle un toque diferente a tu gran día, sin rascarte demasiado el bolsillo. ¡Qué te diviertas!

  • Las tarjetas de agradecimiento personalizadas son un recuerdo magnífico de vuestra boda. Si tu lista de invitados es reducida, prueba a escribirlas a mano sobre pequeñas tarjetas de cartulina en color hueso o marfil. El detalle: anúdalas a una piruleta con forma de corazón, y pide en el restaurante que las dejen junto a cada cubierto.
  • El tradicional arroz a la salida de la Iglesia es un "must" de las bodas celebradas en España, y muchas novias se afanan días antes preparando pequeñas bolsitas para que la madrina y las damas de honor repartan a la salida de la ceremonia. Nuestra sugerencia: dale un giro a la tradición y sorprende repartiendo también pétalos de flores a juego con el ramo de novia, campanitas, confetti, bengalas o, incluso, pequeños tubos de agua con jabón para fabricar delicadas burbujas.
  • Uno de lo mayores inconvenientes a la hora de acudir a una boda para una invitada es el calzado: soportar largas horas de ceremonia, banquete, fiesta y resopón subida a unos altísimos tacones de aguja es una tarea complicada y difícil de sobrellevar. Para aliviar a las más arriesgadas, no te olvides de hacerte con unas cuantas alpargatas de esparto y déjalas repartidas en cestos a lo largo del salón para que puedan descalzarse siempre que lo necesiten. El truco: busca tallas genéricas (36-37, 38-39) y colores neutros, que combinen con todo tipo de vestidos: negro, rojo, verde…
  • La barra libre es uno de los momentos más esperados por los invitados: después de un largo día de celebración, la fiesta tras el banquete supone el punto final a la boda. Para darle un toque especial, propón en el salón de bodas que te preparen una barra libre a base de golosinas, que acompañe a los cócteles y copas: nubes, piruletas, regaliz, anís… Eso sí, procura ser tú la encargada de comprarlas por kilos para recortar gastos.
  • Tan importantes son los invitados grandes como los más pequeños… si has invitado a niños a tu boda, no te olvides de dejar un cuaderno para colorear con sus correspondientes ceras y lápices para que se entretengan entre plato y plato. ¡El día resulta el doble de largo para los ‘peques’!
  • ¿Quieres un recuerdo para toda la vida? Sitúa en una parte visible del salón un libro de firmas, y deja que tus invitados plasmen sus impresiones y buenos deseos para los novios.
  • Es indudable la importancia que tiene el trabajo del fotógrafo tanto durante la ceremonia como en el tradicional posado o el banquete. Pero si quieres que tu álbum de la boda sea único, deja un par de cámaras desechables en cada mesa para que sean tus propios invitados los que plasmen su visión del día.

    ¿Tienes pensado algún detalle especial para tu boda? Compártelo con el resto de novias en nuestros foros

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más