Todo a punto: ¿sabe cómo organizar los preparativos nupciales mes a mes?

Un buen 'planning' nupcial es uno de los seguros más fiables frente a los imprevistos de última hora

Encargar las invitaciones, reservar el viaje de novios, organizar el catering... planificar todos los detalles de una boda puede convertirse en una tarea ardua si no se sigue un calendario con el suficiente tiempo de antelación. La boda es uno de los días más románticos e inolvidables en la vida de cualquier novia, y es fundamental estar prevenidas incluso sobre los detalles más insignificantes.

DE 12 A 6 MESES ANTES DEL ENLACE
Lo primero y más importante: comenzar a calcular el presupuesto. Cómo se distribuyan después los diferentes gastos dependerá de que seamos meticulosos con este primer paso: el vestido, el viaje de novios, el número de invitados del convite, los fotógrafos, las flores... Una buena idea es dejar siempre un pequeño margen que cubra los imprevistos de última hora. ¡Nunca se sabe!

Una vez calculado el presupuesto, escoger la fecha y el lugar de la boda se convierte en una tarea más difícil de lo que parece. Hay que tener en cuenta que durante la temporada alta nupcial (entre abril y septiembre) la mayoría de sábados están reservados con mucha antelación, y es difícil encontrar huecos disponibles. Elegir el emplazamiento del banquete también es importante: un romántico hotel, una finca en el campo, un palacete, una playa...

En lo que respecta al vestido, aún es pronto, pero sí es importante comenzar a tener una idea clara de lo que nos gustaría lucir en un día tan especial. Consulte cuáles son las principales tendencias de la temporada, y empiece a reservar cita en las firmas que más le gusten.

4 MESES ANTES DEL ENLACE
En el caso de las bodas religiosas, es importante mantener contacto con el párroco, ya que suele ser en este último cuatrimestre cuando comienzan a impartirse los cursos pre-matrimoniales. En lo que respecta al viaje de novios, es preferible escogerlo con algo de antelación para aprovechar los descuentos de las reservas anticipadas. Aunque sin duda el paso más emotivo y preferido por los novios a lo largo de este período es elegir y grabar los anillos: un sencillo juego de alianzas que simbolice amor y unión entre ambos y que se adecue al gusto de los dos.

2 MESES ANTES DEL ENLACE
A dos meses del enlace es el momento de enviar las invitaciones. Aunque el compromiso se haya anunciado hace tiempo, los invitados deberán acomodar sus fechas si quieren acudir a la gran cita: las invitaciones deben incluir todos lo detalles a cerca de la ceremonia, protocolo y lista de bodas. Los invitados más cercanos, como familia, padrinos y amigos próximos, agradecerán recibirlas en mano y con algún detalle personalizado que se ajuste a la personalidad de la pareja. Si ha contratado un catering, ya puede comenzar a probar los diferentes platos que integrarán el menú. Procure que no sean excesivamente vanguardistas, para que se adapten a los gustos de todos los comensales, y no olvide incluir alternativas vegetarianas o carentes de gluten o lactosa en el caso de que algún invitado lo necesite.

EL MES ANTES DEL ENLACE
Realice las primeras pruebas de maquillaje y peinado. Algunos centros de belleza disponen de paquetes específicos para novias donde además de maquillaje, manicura y peluquería se incluyen todo tipo de tratamientos faciales y corporales para estar a punto para el gran día. El ramo de novia también se suele escoger en estas fechas, para que case a la perfección con la versión definitiva del vestido.

Los días previos al enlace, haga una lista con todos los preparativos organizados hasta entonces y confirme si está todo en regla: catering, flores, vestido, reservas para el viaje, pasaportes... ¡Mejor evitarse carreras de última hora!

Ya solo le queda disfrutar del gran momento... ¡Feliz día!

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más