Tartas de boda: un delicioso punto y final

Cada vez son más las parejas que optan por personalizar el pastel nupcial

Vinos aromáticos, deliciosos entrantes, carnes y pescados llenos de sabor... Sin duda el menú nupcial es uno de los detalles que con más cuidado se escoge a la hora de organizar una boda, y muy especialmente cuando hablamos del broche que pondrá punto y final a ese día tan especial. Escoger la tarta es uno de los puntos clave en la agenda de cualquier novia, y más si se tiene en cuenta que cada vez más parejas optan por encargarlas al margen del catering que organiza el banquete. Numerosas empresas pasteleras ofrecen un auténtico abanico de posibilidades a la hora de confeccionar el pastel nupcial: deliciosas tartas llenas de color, sofisticados rellenos y espectacular decoración: flores de azúcar, cascadas de chocolate, polvo de oro, bisutería, flores naturales o coloridos frutos silvestres, dejarán un recuerdo dulcísimo e imborrable en todos los comensales.

A la hora de elegir el pastel, es importante tener en cuenta los gustos personales de los novios, así como el menú que se haya servido durante el banquete. Si se ha optado por un menú ‘de autor’, el pastel deberá incluir sabores y texturas sorprendentes e innovadoras, como las que proponen Isabel Maestre y Marta Cárdenas desde su Obrador. Desde la joya de la corona, un sofisticado pastel inspirado en la repostería francesa del siglo XVIII a base de frutas frescas, hojaldre o macaron, hasta las tartas inspiradas en el cine clásico de los años 50, todas representan un auténtico lujo y placer para los sentidos. Si, por el contrario, se ha optado por una boda más tradicional, el pastel deberá alejarse las improvisaciones culinarias, y apostar por los sabores ‘de siempre’. En la pastelería Embassy, por ejemplo, facilitan la misma receta desde 1931. Sobre su ‘tarta de celebración’, con base de bizcocho, frutos rojos, nata y mazapán, se elaboran todos los cambios de decoración solicitados por los novios, hasta hacer de cada pastel una auténtica joya de azúcar.

Es importante también plantearse si se quiere mantener la tradición de cortar la tarta, ya que en ese caso el pastel deberá tener una forma y dimensiones apropiadas. Lo más común en estos casos es recurrir a la tradicional y elegante tarta apilada en pisos, como las que proponen desde Tartas de Boda o Dulces Tartas, donde el nivel de personalización en lo que al relleno y la decoración se refiere es total.

Y si lo que quiere es presentar las porciones en forma de sofisticadas miniaturas individuales, algunos confiteros, como sucede con las espectaculares creaciones del chef Mario Sandoval, ya ofrecen un extenso catálogo de postres personalizados con los que sorprender a sus invitados.

Más información:
Isabel Maestre
Embassy
Mario Sandoval
Tartas de Boda
Dulces Tartas

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más