La lucha contra el sida afronta su gran reto, la primera generación de niños sin VIH

La lucha contra el sida afronta su gran reto, la primera generación de niños sin VIH

Con 34 millones de personas en todo el mundo infectadas por VIH, el sida se ha convertido en una de las peores pandemias de la historia, que enfrenta en la actualidad su gran reto: lograr la primera generación de niños nacidos libres de este virus. El objetivo se centra, así, en las mujeres embarazadas y lactantes y en reducir la alarmante cifra de 3,3 millones de niños menores de 15 años con VIH, la mayoría de los cuales se infectaron a través de sus madres, según datos del Programa de Naciones Unidas contra el sida (ONUSIDA). Con motivo del Día Mundial contra el Sida que se celebra mañana, instituciones como Médicos Sin Fronteras han hecho hincapié en la eficacia de la terapia con antirretrovirales para evitar el nacimiento de niños con esta enfermedad. En 2011, 330.000 niños contrajeron el VIH porque sus madres eran seropositivas y se infectaron durante el embarazo, el parto o la lactancia. Ese mismo año, el sida mató a cerca de 230.000 menores de 15 años. Estas infecciones y muertes son, sin embargo, evitables gracias a un tratamiento "eficaz y sencillo": el tratamiento de Prevención de la Transmisión del VIH de Madre a Hijo (PTMH), que evita el 95 por ciento de las infecciones durante el embarazo, el parto o la lactancia. Según Unicef, el número de nuevos casos detectados de niños con VIH ha disminuido -se ha reducido un 24 por ciento entre 2009 y 2011-, pero esta organización advierte de que lograr el objetivo de conseguir una generación libre de sida "requiere que más mujeres embarazadas y niños que viven con el virus tengan acceso a tratamientos". Así, datos a nivel mundial de la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia revelan que menos de un tercio de las madres embarazadas y los niños que requieren tratamiento lo están recibiendo, en comparación con el promedio mundial para los adultos, que es del 54 por ciento. Para Pere Domingo, presidente de GeSIDA, la clave está en detectar los casos de infección en embarazadas y tratarlos desde el principio para evitar la trasmisión del virus a sus hijos. "El problema es que hay embarazadas que eluden el sistema de salud y no son tratadas", ha explicado Domingo en declaraciones a Efe. Entre 2005 y 2011 se detectaron en España 170 casos de niños infectados por VIH, y el 60 por ciento de ellos nacieron en el país. "Es un porcentaje pequeño, pero supone un fracaso estrepitoso de todas las medidas de prevención", ha lamentado el presidente de GeSIDA. Según los datos aportados por esta asociación, 8 de cada 22 embarazadas sabían que estaban infectadas y no recibieron el tratamiento preciso, mientras que 7 de cada 16 fueron diagnosticadas durante el embarazo y tampoco recibieron medicación. "Todo esto habría sido evitable si se hubieran hecho las cosas adecuadas", ha señalado Domingo, quien ha explicado que la mayoría de estos casos corresponde a mujeres con un perfil económico medio-bajo, cuyo embarazo no ha sido controlado médicamente. La prevención y la revisión médica se hacen así imprescindibles si tenemos además en cuenta que en España un 30 por ciento de las personas infectadas lo desconoce y además causan el 70 por ciento de las nuevas trasmisiones. Sin embargo, desde la Alianzas de Plataformas del VIH han alertado de que las políticas del Gobierno "han roto el acceso igualitario de toda la ciudadanía a las coberturas sanitarias básicas" y han denunciado que se está "abonando el terreno para que aumente en los próximos años el número de personas afectadas". "Las acciones preventivas son más baratas, en dinero y en vidas humanas, que los tratamientos para el sida. El VIH no entiende de crisis y el abandono o el recorte de las acciones de prevención del VIH incrementará el número de nuevas infecciones", ha subrayado el portavoz de esta Plataforma, Juan Ramón Barrios. En el mismo sentido se pronuncia Médicos Sin Fronteras: el compromiso financiero de los países donantes "ha flaqueado notablemente" y "los grandes avances logrados en la última década, que permiten pensar en un futuro sin VIH, están en peligro".

Viernes 30-11-2012

archivo semanal:

Otros breves