Diana Krall cambia de registro y sorprende al público barcelonés

Diana Krall cambia de registro y sorprende al público barcelonés

Durante el concierto que ofreció en L'Auditori de Barcelona, la canadiense Diana Krall ha sorprendido gratamente a los espectadores con su cambio de registro. Lejos de los estándares del jazz y la bossa nova que la han convertido en una superventas, la cantante se centró en los temas de su nuevo disco "Glad Rag Doll", que reúne temas que sonaban en las salas de baile durante los años de la Ley Seca y la Gran Depresión. Un gramófono, lámparas rojas y una gran pantalla con imágenes de cine mudo recibieron a Diana Krall, que apareció sobre el escenario vestida con un frac negro, para desilusión de los que esperaban verla con el sensual corpiño que lleva en la carátula de su último disco. El viaje en el tiempo fue imparable y Krall demostró que sabe cómo inyectar su personal estilo a toda una época. Tras el tercer tema, levantó la mirada de las teclas del piano de cola y se dirigió al público para explicar que "esta música" es la que ella oía en casa de pequeña y que la selección de las canciones de su último disco la ha hecho repasando la discografía de su padre y su abuelo. El momento álgido de la primera parte del concierto llegó con Temptation, de Tom Waits, que permitió el lucimiento de los cinco miembros de la banda y especialmente del guitarrista Aram Bajakian y el violinista Stuart Duncan. Los agradecidos y emocionados aplausos del público despidieron a los músicos, que dejaron sola a la artista durante la segunda parte del concierto. Durante las dos horas que duró el concierto, Krall desgranó su último disco y tuvo tiempo de cantar algunos temas de Nat King Cole, que fueron muy bien recibidos por el público. La pianista y cantante también se atrevió con Subterranean Homesick Blues, de Bob Dylan, y Lonely Avenue, de Ray Charles, pero la más aplaudida de la recta final fue A little mixed up. Krall también tuvo tiempo de hablar mucho con el público y, como ya es habitual en sus conciertos, recordó que su razón de vivir son sus dos hijos gemelos y su marido, Elvis Costello.

Domingo 25-11-2012

archivo semanal:

Otros breves