Tras la polémica, Fabiola de Bélgica renuncia a la fundación que protegía su herencia

Tras la polémica, Fabiola de Bélgica renuncia a la fundación que protegía su herencia

La reina Fabiola de Bélgica, viuda del rey Balduino I, ha anunciado que renuncia a su fundación privada Fons Pereos, con la que podría haber evitado que sus herederos pagaran impuestos de sucesión, y pedirá su disolución. "Lamento que la creación de mi fundación Pereos haya generado malentendidos y reacciones tan negativas. Estoy profundamente afectada", afirmó la reina en un comunicado distribuido por su abogado, Jean Van Rossum. Esta fundación podría haber permitido a Fabiola de Mora y Aragón, de 84 años, legar a sus sobrinos su capital esquivando el 70 por ciento de gravamen que impone la Hacienda belga a las herencias cuando no existen herederos directos. La decisión de la viuda del anterior rey de Bélgica, Balduino, levantó polémica en Bélgica e hizo que el primer ministro del país, Elio di Rupo, presentara una propuesta pactada entre ocho partidos políticos para reducir la dotación que la monarca recibe del Estado. En su declaración, dirigida a sus "queridos compatriotas", Fabiola afirmó que la disolución de la fundación le "pesa mucho", y negó que tuviera intención de financiar su fundación a través de los fondos procedentes de su dotación, que ascendería a cerca de 27 millones de euros desde que enviudó en 1993. La reina -que mantiene su título desde la muerte de su marido- precisó que el capital de la fundación sería integrado por el dinero procede de la herencia de Balduino, cuyo montante económico se desconoce, y de la de su familia. "Quiero reiterar que mi dotación se dedica cada año por completo a hacer funcionar mi casa y a pagar mis gastos, especialmente los de representación", aclaró Fabiola. La reina subrayó que el objetivo de Fons Pereos era divulgar la figura del rey Balduino, así como "ayudar a los familiares en dificultades" y "apoyar una serie de proyectos que son importantes" para ella, todo ello desde un "pleno respeto de la ley", puntualizó. Aun así, Fabiola reconoce en su declaración que no tomó en "suficiente consideración" los efectos políticos de su proyecto, del que afirmó que tenía un "carácter privado", por lo que ha decidido pedir su disolución "con el fin de mantener la unidad". En 1992, antes de someterse a una operación de corazón, el rey Balduino creó la Fundación Astrida para legar su capital a sus sobrinos. Cuando se registró Fons Pereos el 1 de octubre de 2012, se dispuso que, en caso de disolución, los bienes se repartiesen entre la Fundación Astrida y otra fundación privada creada en España por Fabiola en 1999. Hija de Gonzalo de Mora y Fernández y de Blanca de Aragón, Fabiola se casó con Balduino en 1960, y sufrió cinco abortos sin que le fuera posible dar un heredero a Balduino I. A la muerte del monarca en Motril (Granada, España) en el verano de 1993, la corona belga pasó a Alberto II, el hermano de Balduino. Fabiola ha reducido sus apariciones públicas en los últimos años dado que su artritis le dificulta la movilidad y tiene que desplazarse en silla de ruedas. El último acto oficial al que asistió fue la boda de los príncipes de Luxemburgo, Guillermo y Estefanía, en octubre de 2012.

Viernes 25-01-2013

archivo semanal:

Recomendaciones



Horóscopo