El director de cine José Luis Borau, despedido en la más estricta intimidad

El director de cine José Luis Borau, despedido en la más estricta intimidad

José Luis Borau se ha marchado como le gustaba, en la más estricta intimidad, y sin fastos ni ceremonias; su círculo más cercano ha despedido la mañana de este sábado en Madrid "al bravo aragonés", un hombre generoso, tierno, a veces cascarrabias, y una figura irrepetible de la cultura española. Quería "algo discreto", nada de capillas ardientes en ninguna de las dos academias que le lloran, la del Cine y la de la Lengua, según han comentado a Efe fuentes cercanas a la familia, que han recibido hoy en el Tanatorio de la M-30 al escueto grupo de representantes del mundo de la cultura que se ha acercado a dar su último adiós al director de Furtivos. El longevo cineasta Jaime de Armiñán, uno de sus amigos más próximos, ha lamentado la pérdida que su fallecimiento supone para el mundo de la cultura, sin olvidar mencionar su peculiar personalidad: "No confesaba su amor por nadie. Ha sido el bravo aragonés". El "tío Borau", así le llamaban en su casa, donde residió con su familia cuando llegó a Madrid procedente de Zaragoza, tras conseguir la plaza de funcionario en el Ministerio de Vivienda. En cambio, "el extraordinario sentido del humor" y la "gran inteligencia" han sido las dos facetas recordadas por la expresentadora de televisión Elena Santonja, mujer de Armiñán, quien, visiblemente emocionada, le ha considerado de "su propia familia, un hermano". Aitana Sánchez-Gijón, que le relevó al frente de la presidencia de la Academia de Cine, le ha definido como "un niño grande, un poco cascarrabias, pero sin peligro alguno", una faceta que compensaba con su carácter "tierno y generoso", siempre "pendiente" de los jóvenes. "Entrañable" y "maravilloso" también han sido los calificativos escogidos por el actor Fernando Chinarro, que trabajó con Borau en El crimen del doble filo, y por el realizador Julio Diamante, que se han acercado esta mañana a la capilla ardiente madrileña para darle el último adiós. Esta figura "única e irrepetible" de la cultura española, como ha dicho Sánchez-Gijón, ha sido enterrada hoy sobre las 14:30 horas, en la más estricta intimidad, en la Sacramental de San Justo de Madrid, tras fallecer ayer a los 83 años de edad a consecuencia de una enfermedad que padecía desde hace años. Hombre poliédrico donde los haya, como profesor tenía "una peculiar manera de dar las clases" que hace que todos sus alumnos le recuerden "todavía", ha señalado el vicepresidente de la SGAE del área audiovisual, Miguel Hermoso, quien fue su alumno hace muchos años. "Su fallecimiento es una pérdida que todos los del cine consideramos como propia", ha reiterado Hermoso en nombre de la SGAE, una entidad que el director de Furtivos presidió, al igual que la Academia de Cine. La "tristeza compartida de las personas que aman el cine y de las buenas personas" de la exministra de Cultura, Carmen Alborch, ha sido otro de los testimonios de una de las personas visiblemente más afectada: "Ha sembrado inteligencia y bondad, y seguiremos queriéndole", ha dicho. En películas como Tata mía o Hay que matar a B ha legado su "enorme talento", mientras que a sus seres queridos ha dejado su "buen hacer como amigo", ha explicado Alborch, quien ha tenido un especial recuerdo para sus manos blancas de la ceremonia de los Goya en 1998, en protesta contra el terrorismo. Para Álvaro de Luna, la "modestia, algunas veces excesiva" del realizador aragonés, ha sido una de sus cualidades más destacables, junto con "su templanza".

Sabado 24-11-2012

archivo semanal:

Otros breves

Recomendaciones



Horóscopo