Mika no perdona una fiesta ni con la voz al '70 por ciento'

Mika no perdona una fiesta ni con la voz al '70 por ciento'

Ni con la voz mermada tras su concierto del día anterior en Lisboa ha querido Mika cancelar su concierto en Madrid que, gracias a la entrega del artista y de su público, ha acabado convertido igualmente en una fiesta. "Este concierto he estado a punto de no hacerlo", ha anunciado en español el cantante, que a pesar de reconocer que su voz no estaba "al cien por cien", ha señalado que su "conciencia" le impedía anular su cita en la sala La Riviera y que, incluso "al 70 u 80 por ciento", confiaba en que el concierto sería posible. Cierto es que no ha sido el más apoteósico ni el más vistoso de sus shows españoles (él mismo recordaba hace poco para EFE lo especial que fue su último concierto en el Low Cost de Benidorm, con aquel gigantesco fondo de flores). Tampoco han sido espectaculares las ventas de su tercer y último disco, The origin of love (Universal), el trabajo que venía a presentar y del que han sonado más de la mitad de los cortes. Pero la entrega de Michael Holbrook Penniman, alias Mika, su concepto lúdico del espectáculo, su complicidad con el público y sus cinco versátiles músicos, además de una ristra de grandes éxitos indicados para el "buen rollo" han hecho que tras hora y media de música, los aplausos hayan sido tan generosos y sonoros como la actuación, salvando los inconvenientes. La cita ha comenzado por todo lo alto con uno de sus temas más conocidos, Relax, take it easy, de su primer álbum, Life in cartoon motion, del que vendió lo que quiso y que le deparó un premio Brit al mejor artista revelación. "Ustedes son el público perfecto, porque incluso si no tengo mucha voz, me siento perfectamente confortable (sic)", les ha reconocido el artista, nuevamente en castellano, como en casi todas sus intervenciones, incluso en el estribillo de Only love you when I'm drunk, convertida esta noche en "Solo te quiero con una copa de más". Muchos más han sido los momentos a destacar, como la batalla de pianos de Stuck in the middle o la atronadora percusión de Love today, a la que han seguido Origin of love y, en francés, Elle ma dit. El final de fiesta ha sido memorable, con el primer éxito de su carrera, Grace Kelly, además de Celebrate, perfecto fin de fiesta para un viernes en Madrid si no fuese porque aún ha dado tiempo para unos bises con Lollypop y We are golden.

Sabado 24-11-2012

archivo semanal:

Otros breves