Natalia Millán, sobre su paso por '¡Mira quién salta!': 'Es bueno abrirse a nuevas experiencias en el trabajo'

Natalia Millán, sobre su paso por '¡Mira quién salta!': 'Es bueno abrirse a nuevas experiencias en el trabajo'

De representar Cinco horas con Mario en los teatros, Natalia Millán ha pasado a asombrar con sus acrobacias desde el trampolín del programa ¡Mira quién salta!, cuyo resultado califica de "elegante" y que le ha permitido afrontar su "pánico a las alturas" mientras preparaba su nueva serie, Dreamland. "Es bueno abrirse a nuevas experiencias, porque son momentos difíciles para el trabajo", explica la actriz sobre su participación en el espacio de Telecinco, en el que compite por lograr el mejor salto desde el trampolín con un variopinto grupo de concursantes, como la exconcejal Olvido Hormigos, la presentadora Sonia Ferrer o Fortu, cantante del grupo de rock Obús. La actriz confiesa que en principio tuvo "dudas" sobre su ingreso en el programa presentado por Jesús Vázquez, pero ahora está satisfecha porque ha resultado un formato "elegante", y en el que ha afrontado un "proyecto de superación personal" porque tiene "pavor a las alturas". De su experiencia destaca también "el compañerismo, el apoyo y la generosidad" de ese grupo heterogéneo, "pero muy compacto", con el que ha convivido tres semanas "intensas" compartiendo "entrenamientos, comidas y paseos" en la localidad de Vecindario (Gran Canaria) donde se grabó el programa. El regreso a la televisión de la actriz, que ha pasado por series como Amar en tiempos revueltos y El internado, se completa ahora con Dreamland, cuya grabación acaba de iniciar Mediaset España. "Me hace mucha ilusión, porque la primera serie que hice fue para Telecinco, El súper (1996-1999), y desde entonces no había vuelto a esta cadena", confiesa la actriz, que en Dreamland interpretará a Daniella, la dueña de un cabaré que luchará por mantener a sus artistas frente a la competencia. Un ámbito que conoce muy bien tras poner en escena la versión española del musical Chicago y que ahora visitará de la mano de Daniella, una "dama de hierro" del baile "complicada y oscura", que tiene "muchas aristas". "Personajes como ella son siempre muy atractivas, tanto para el actor que los interpreta como para el espectador", afirma Millán, que también sigue inmersa en la "experiencia maravillosa" de llevar a escena la obra Cinco horas con Mario, la novela que Miguel Delibes publicó en 1966 y que se convirtió en obra de teatro con Lola Herrera de protagonista. "No puedo vivir sin el teatro", confiesa Natalia Millán, que afirma que representar Cinco horas..., que llevará en septiembre a Barcelona, está resultando "una de las más importantes experiencias" de su vida, "un texto de auténtico lujo, que pocas veces cae en manos de un actor; ahora entiendo por qué Lola Herrera se mantuvo tanto tiempo con él, nunca te cansas de hacerlo...". La actriz señala que la crisis económica se está notando en la televisión y sobre todo en el teatro, "donde la subida del IVA ha supuesto una auténtica escabechina", los costes de producción han subido mucho y los sueldos "han bajado por debajo de la mitad". De ahí que uno de sus próximos proyectos teatrales sea un "mini musical" adaptado a los tiempos que corren, es decir que protagonizará junto a otros dos actores, Marta Valverde y Alberto Vázquez, con quienes intenta sacar adelante el proyecto en base a una "gran implicación personal". Después llegará una función de teatro "tradicional", que aún está en preparativos, apunta, y concluye entre risas, pero tajante, cuando se le pregunta si volverá a saltar desde el trampolín: "!No, una y no más Santo Tomás".

Sabado 23-03-2013

archivo semanal:

Otros breves