La Fundación balear para la Cultura y el Turismo tramita la recepción del 'Fortuna'

La Fundación balear para la Cultura y el Turismo tramita la recepción del 'Fortuna'

Los empresarios de la Fundación para la Cultura y el Turismo de las Islas Baleares (Fundatur) han iniciado los trámites legales con Patrimonio Nacional para recuperar el yate "Fortuna" que donaron al Rey en el año 2000 a raíz de que el Monarca renunciara a su uso. Los donantes han encargado la elaboración de los informes jurídicos y fiscales para dicha restitución al despacho de abogados Cremades & Calvo Sotelo, que ha informado en un comunicado del inicio de la tramitación para revocar la donación del yate, después de que la Casa del Rey anunciara en mayo la decisión de Don Juan Carlos de prescindir de los servicios de dicha embarcación. El presidente del despacho, Javier Cremades, ha explicado que dicha tramitación no es una controversia o una operación jurídica convencional "pues es un asunto de Estado que debe cerrarse bien". Cremades, que ha mantenido contactos con el Gobierno a este respecto, ha añadido que el derecho público y el derecho civil deben combinarse aquí para cumplir "la máxima aristotélica: dar a cada uno lo suyo". Los abogados José Estévez y Jorge Sainz de Baranda serán los responsables de articular una solución definitiva "que tiene no pocos flecos jurídicos", ha señalado Cremades. Los abogados han elaborado ya un dictamen sobre los condicionantes y consecuencias jurídicas y fiscales de dicha restitución cuya principal conclusión es que no hay ningún inconveniente para llevarla a cabo. Además han iniciado los trámites y los contactos con la gerencia del Patrimonio y con la Agencia Tributaria a los efectos de que dicha transacción se haga con todas las garantías jurídicas y fiscales. El "Fortuna" fue construido en el año 2000 en el astillero de San Fernando, en Cádiz. El pasado mes de mayo, el Rey comunicó al Gobierno su voluntad de prescindir de los servicios de la embarcación, por lo que el 5 de julio el Consejo de Ministro aprobó el Real Decreto de desafección del "Fortuna" del Patrimonio Nacional. La devolución del barco a los empresarios que lo donaron se enmarca en el contrato modal o finalista de cesión, ya que el yate se donó "para el uso y disfrute de su Majestad y de los miembros de la Familia Real", según explica el comunicado del citado despacho de abogados.

Martes 20-08-2013

archivo semanal:

Otros breves