Chimeneas: al calor del fuego

Chimeneas: al calor del fuego

No lo podemos —ni queremos— evitar: el imaginario colectivo sitúa una chimenea en el centro (o alrededor) de cualquier escena invernal ideal que se precie. Bucólica, relajante romántica, familiar… no importa cómo sea la situación. Para evocar un sueño de invierno, sólo necesitamos cerrar los ojos… y una cálida chimenea en el interior de un salón y mucho frío (si hay nieve, aún mejor) en el exterior de la vivienda vendrán automáticamente a la cabeza.

Jueves 20-01-2011

archivo semanal:

Otros breves