El vocalista de 'Danza Invisible' graba una canción a beneficio de Lorca

El vocalista de 'Danza Invisible' graba una canción a beneficio de Lorca

El cantante Javier Ojeda, vocalista del grupo pop 'Danza Invisible', ha grabado la canción Volveré a beneficio de la Cruz Roja en Lorca para apoyar su labor solidaria tras los terremotos sufridos en este pueblo murciano en el año 2011. El tema ha sido compuesto por Pepe Munuera y se han editado 500 copias de un CD que incluye un videoclip y que se vende al precio de cinco euros que serán destinados a Cruz Roja, han indicado hoy fuentes de la ONG. La canción y el videoclip -en cuya grabación han participado un centenar de lorquinos- serán presentados el próximo jueves en un hotel de Lorca por Javier Ojeda, que aprovechará su visita para recorrer algunas de las zonas más afectadas por los seísmos. Los terremotos sacudieron la ciudad en mayo de 2011 causando nueve muertos, 300 heridos y daños por más de 1.200 millones de euros. El drama de los movimientos telúricos también inspiró la canción Cinco segundos, producida por Alejandro Sanz y Paco Ortega, que compusieron cuatro niñas de la ciudad y en cuya grabación en 2012 participaron más de 40 artistas e instrumentistas como David de María, Sara Vega, 'El Bicho' o Antonio Carmona. También el grupo hispalense 'Ecos de las marismas' recordó el drama vivido por los lorquinos en 2011 con las sevillanas Lorca en mi corazón, una pieza que circuló con rapidez a través de las redes sociales durante 2012. Otros autores como el cantante murciano Salva Ortega también han usado la catástrofe de Lorca como motivo inspirador de canciones y el tema Sin miedo me quedé resume su impresión tras estos seísmos y los que él mismo vivió en Chile poco antes durante su participación en el festival de Viña del Mar. Sin embargo, la primera canción dedicada a los devastadores efectos de la naturaleza sobre la ciudad fue Tiembla mi voz, compuesta en los días siguientes a los terremotos por Eduardo Imbelloni -que sintió el temblor en Albacete- e interpretada por el niño, entonces de 11 años, Sergio Almagro. La balada se convirtió en la banda sonora de la catástrofe apenas dos semanas después de que se produjera y los beneficios por su venta también se dedicaron íntegramente a los damnificados de la ciudad a través de la Cruz Roja.

Martes 19-02-2013

archivo semanal:

Otros breves

Recomendaciones



Horóscopo