El juez rechaza la recusación del forense en el caso de la muerte de Morente

El juez rechaza la recusación del forense en el caso de la muerte de Morente

El juez de instrucción número 52 de Madrid, que investiga el fallecimiento de Enrique Morente, ha rechazado la recusación del forense que ha concluido que la actuación médica proporcionada al cantaor en la clínica madrileña en la que murió fue "la adecuada". En una providencia fechada el 17 de enero, a la que tuvo acceso Efe, el juez Fermín Javier Echarri rechaza "de plano" la recusación del médico autor del informe forense al considerar que no incurre en ningún motivo legalmente establecido para hacerlo. Tras conocer el contenido del informe forense, la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa) presentó la recusación del forense Julio Lorenzo Rego al considerar que debido a su formación de psiquiatra no estaba capacitado para elaborar el informe sobre la muerte de Morente. En la providencia, el juez rechaza la pretensión de Avinesa y la acusa de proceder con "mala fe procesal flagrante". El juez explica que el doctor Rego es un médico forense de carrera "con independencia de la especialidad que pueda ostentar", lo que "en ningún caso le inhabilita" para emitir el informe. También considera que la recusación contra el forense es "absolutamente extemporánea" y "tributaria además de una mala fe procesal flagrante", ya que Avinesa no ha hecho manifestación alguna sobre el forense en todo el proceso hasta que no conoció un informe pericial "no favorable a sus intereses", un proceder "contrario a las reglas de la buena fe que deben respetarse en todo procedimiento". Las conclusiones del informe forense, conocidas la semana pasada, señalan que "la actuación dispensada en la UCI fue satisfactoria durante todo el tiempo que el paciente estuvo a su cargo", en la clínica de La Luz de Madrid, en la que Morente falleció el 13 de diciembre de 2010. Rego avala en su informe el diagnóstico, el tratamiento suministrado y la decisión terapéutica en la operación que se le realizó, así como en la técnica empleada y en el momento de su realización. Y opina que una descoordinación en la información que se facilitó a los familiares de Enrique Morente pudo ser el origen de la denuncia presentada contra los médicos que le atendieron. Tras el fallecimiento del cantaor, a los 67 años, una semana después de ser operado por segunda vez de un cáncer de esófago, su familia presentó una denuncia por presunta negligencia médica. La familia acusa a los responsables médicos de imprudencia profesional con resultado de muerte, falsificación de documento oficial y abandono sanitario, ya que, esta considera, que no se atendió a tiempo al cantaor.

Sabado 19-01-2013

archivo semanal:

Otros breves

Recomendaciones



Horóscopo