La Familia Real holandesa recuerda al príncipe Friso, en coma desde hace un año

La Familia Real holandesa recuerda al príncipe Friso, en coma desde hace un año

La familia real holandesa acude hoy en Lech (Austria) a un servicio religioso especial para rezar por el príncipe Friso, que sufrió justo hace un año un trágico accidente de esquí en esa localidad de los alpes austríacos y que lleva desde entonces en estado de coma en un hospital de Londres. La reina Beatriz, los príncipes de Orange, Guillermo y Máxima de Holanda y sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane, se encuentran ya en Lech, donde la familia real suele pasar sus vacaciones de invierno, informaron hoy los diarios neerlandeses. También Mabel, la esposa del príncipe Friso, de 44 años, ha viajado a Lech junto con sus dos hijas. Para Guillermo de Holanda se trata de las últimas vacaciones de esquí como príncipe, antes de acceder al trono en abril próximo. Como manda la tradición, la familia real holandesa ha organizado una sesión de fotos con la prensa, a la que la princesa Mabel ha decidido no acudir por "razones personales" en este día tan triste para ella y para toda la Casa Real holandesa. En un comunicado recogido por la televisión pública holandesa NOS, Mabel agradeció el respeto a su privacidad que han mostrado los medios de comunicación en el último año. El segundo hijo de la reina Beatriz de Holanda quedó sepultado por una avalancha de nieve hace hoy un año en la estación de esquí de Lech, donde pasaba desde niño sus vacaciones de invierno. Friso se encontraba esquiando fuera de pista con un amigo austríaco cuando sufrió el accidente. Tras estar entre 15 y 20 minutos bajo la nieve, los médicos tuvieron que reanimarle y debido a la falta de oxígeno sufrió múltiples lesiones cerebrales. Fue ingresado en estado crítico en el Hospital Clínico de Innsbruck, la capital del tirol austríaco, y desde entonces se encuentra en un estado de coma del que se ignora si despertará. La familia holandesa decidió a principios de marzo trasladarle al hospital Wellington de Londres. En noviembre pasado, la Casa Real informó de que el príncipe Friso había presentado ligeras muestras de conciencia, aunque continuaba en coma y su pronóstico seguía siendo incierto. La princesa Mabel, mientras tanto, ha asumido durante el año pasado pocos actos oficiales. En diciembre acudió a la ceremonia de entrega del premio Príncipe Claus y recientemente asistió a la celebración del 75 cumpleaños de la reina Beatriz, que anunció el pasado 28 de enero su decisión de abdicar, después de más de tres décadas en el trono, en favor de su primogénito, Guillermo. En mayo de 2012, Mabel decidió renunciar a su puesto de directora general de "The Elders", un consejo de líderes y otras personalidades que intentan solucionar los problemas en el mundo. La esposa de Friso dio este paso para poder disponer de más tiempo para su familia. Mabel y el príncipe Friso residían habitualmente en la capital británica, junto con sus dos hijas, Luana, de siete años, y Zaria, de seis. Hasta 2003, el segundo hijo de la reina Beatriz trabajó en Londres como vicepresidente de inversiones del banco estadounidense Goldman Sachs International, tras lo que ejerció como director financiero para la empresa de uranio URENCO, hasta su accidente.

Domingo 17-02-2013

archivo semanal:

Otros breves