El magnate Richard Branson se disfraza de azafata tras perder una apuesta

El magnate Richard Branson se disfraza de azafata tras perder una apuesta

Con las piernas depiladas, los labios rojos, el pelo teñido de rubio platino y subido a unos tacones de infarto, así es como ha saldado el multimillonario británico Richard Branson, fundador del grupo Virgin, una de sus arriesgadas apuestas. El magnate tuvo que disfrazarse de "azafata" de la aerolínea malasia AirAsia para saldar una apuesta perdida con el dueño de esta compañía. Branson, de 62 años, se disfrazó con un uniforme femenino, el usado por los auxiliares de vuelo de la mencionada compañía asiática y sirvió a los pasajeros de un vuelo entre Kuala Lumpur y Londres dos años después de perder una apuesta sobre Fórmula 1. Gracias a su hazaña, la aerolínea asiática donó unos 77 euros por cada asiento que se vendió en este vuelo a la Fundación de Niños Starlight en Australia, y el 10 por ciento de todas las ventas a bordo.

Lunes 13-05-2013

archivo semanal:

Otros breves