El cocinero Quique Dacosta considera que la memoria gustativa es un invento para cobijar emociones, no la realidad

El cocinero Quique Dacosta considera que la memoria gustativa es un invento para cobijar emociones, no la realidad

El cocinero Quique Dacosta, cuyo restaurante del mismo nombre en Denia (Alicante) cuenta con tres estrellas Michelin, considera que la memoria gustativa es "un invento del ser humano, como lo es la tradición en cocina, creado para dar cobijo a emociones, no a una realidad". Dacosta ha realizado estas declaraciones en la sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Valencia (UIMP), donde ha intervenido en el seminario "Los retos de la neurociencia. Tendiendo puentes entre neurociencia y creación artística". Tras insistir en que él es un cocinero autodidacta, sin formación académica especializada en gastronomía más allá de la "puramente empírica", ha explicado que su proceso creativo empieza en "interpretar lo que el cliente espera" y se apoya en el territorio, "que confiere identidad propia, y en unos productos asociados a una memoria gustativa". Sin embargo, ha desmitificado esa memoria gustativa por considerarla un invento: "Si pudiésemos probar hoy un plato que hubiese sido cocinado hace 20 años, tendría poco que ver con ese mismo plato hoy en día, más allá del color o el recipiente", ha asegurado.

Miercoles 11-09-2013

archivo semanal:

Otros breves