Fuera de las pasarelas, la moda española también se promociona en París

Fuera de las pasarelas, la moda española también se promociona en París

Mientras los focos iluminan las pasarelas, la Semana de la Moda de París promueve negocios en ferias como Tranoï, en las que coinciden diseñadores y compradores y donde están presentes firmas españolas como D-Due, Miriam Ocariz o Rabaneda. "París es la ciudad de referencia en el mundo de la moda, es la ventana al mundo", aseguró a Efe Charo Froján, mente creativa de la marca gallega D-Due, quien junto a Alfredo Olmedo presenta su cuarta temporada en la capital francesa. El lema de esta firma asentada en la localidad coruñesa de Rianxo es "ser más globales para poder seguir siendo muy artesanales", por lo que asistir a ferias en ciudades europeas, como Milán o Londres, o asiáticas, como Hong Kong o Dubai, resulta necesario para mantener la estructura empresarial familiar en la que trabajan más de una veintena de profesionales. "Buscamos clientes en entornos muy urbanos que buscan diferencias", afirmó José Froján, responsable del desarrollo comercial de la firma, quien explicó que París es el punto de encuentro, principalmente, con los compradores asiáticos. La colección otoño-invierno de D-Due tiene inspiración "sesentera" por los cortes de sus abrigos y vestidos, en su mayoría en lana 100%, que evocan el universo de la película "Vértigo" (1958), de Alfred Hitchcock. La refinada línea D-Due Lab cuenta con delicadas serigrafías con motivos que recuerdan a la comunidad amish, con túnicas en tonos suaves, como crudo o azul cielo, y chaquetas con cuadros de tartán. Además de Loewe y Amaya Arzuaga que desfilan en el calendario oficial, esta temporada una quincena de casas españolas han acudido a esta cita con la industria, para lo que cuentan con el apoyo del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX). La vizcaína Miriam Ocariz, quien tras conquistar la Cibeles Madrid Fashion Week optó por dejar los focos para desarrollar su marca en Japón, lleva doce años acudiendo a la capital francesa para promocionar sus diseños. "Al principio, vienes con muy poca capacidad, la colección es más pequeña. Ahora la colección es mucho más completa, tenemos más abanico de clientes", contó Ocariz a EFE en su estand. Los estampados, signo distintivo de la firma, aglutinan cuadros, lunares, flores y puntillas, en llamativos colores y texturas para decorar las prendas del otoño-invierno. Los volantes de punto rodean los cuellos, mientras los drapeados laterales dan volumen a los vestidos de noche y el "glitter" brilla sobre estructurados cócteles. Ocariz, con nostalgia de la pasarela, confiesa que le encantaría poder desfilar algún día en París aunque de momento está satisfecha desarrollando otras vertientes de la compañía. Tras su aplaudido desfile en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, Rabaneda aterriza en la feria Tranoï con la colección que mostró ante el público, al que se suman nuevos modelos. "París es bastante interesante a la hora de internacionalizar la marca", aseguró a Efe David Melgarejo, presidente de esta firma sevillana que lleva tres temporadas acudiendo a París. Tranoï, que abrió sus puertas el viernes pasado y finaliza este lunes, cuenta con tres ubicaciones en París, el carrusel del Louvre, el Espacio Montaigne y el Palacio de la Bolsa, en los que se congregan un millar de diseñadores.

Domingo 03-03-2013

archivo semanal:

Otros breves