El diagnóstico precoz es vital para los bebés con cardiopatías