Cambios de humor en el embarazo, ¿cómo hacerles frente?

Tu cuerpo empieza a cambiar y expandirse para poder gestar una nueva vida, y si bien te sientes felizmente embarazada y deseas con toda tu alma a este nuevo ser que está creciendo en tu interior, estás agotada y, en ocasiones, te asaltarán pensamientos negativos

El embarazo es una etapa maravillosa que lleva implícita ciertas emociones que no lo son tanto, como la angustia, el miedo, la ansiedad, la tristeza, el mal humor y el estrés. Puedes pasar del llanto desconsolado a la felicidad más absoluta en cuestión de segundos, o incluso sentir ambas emociones al mismo tiempo. Es normal. Los cambios de humor durante el embarazo se deben principalmente a factores hormonales, físicos y psicológicos.

Para hacer frente a esta etapa tan intensa a nivel emocional, es fundamental que seas consciente de lo  que le está pasando a tu cuerpo en cada etapa de tu gestación y poder contar con el apoyo de tu pareja y familia.

Entre las semanas 6 y 10 y durante todo el primer trimestre, tu cuerpo genera el doble de hormonas como la progesterona y los estrógenos. Este exceso afectará a tu cerebro, dando origen a bruscos cambios de humor, inestabilidad e irritabilidad.

Dudas y temores

Tu cuerpo empieza a cambiar y expandirse para poder gestar una nueva vida. Y aunque te sientes felizmente embarazada y deseas con toda tu alma a este nuevo ser que está creciendo en tu interior, estás agotada y, en ocasiones, te asaltarán pensamientos negativos como: “Mi vida va a cambiar y ya no tendré libertad”, “Estoy gorda y fea”, “Seguro que mi relación de pareja cambia y nos acabamos separando”, “¿Seré una buena madre?”, “¿Seré capaz de darle todo lo que necesita?”, ¿Será un bebé sano?”...

Es perfectamente normal que tengas estos pensamientos. El miedo a ser capaz de hacerlo bien y al cambio de vida que te viene genera temores y dudas. Pero recuerda: el instinto maternal hace que una madre sepa las necesidades que su bebé requiere en cada momento. ¡Déjate llevar! y, sobre todo, infórmate y lee libros sobre el embarazo y sus etapas. Te ayudará a saber llevar más fácilmente el mismo.

¿Cuáles son los sentimientos más frecuentes?

En el primer trimestre disminuye tu deseo sexual, te encuentras agotada y apática. Tu cuerpo se está adaptando al exceso de hormonas y notarás bruscos cambios de humor, ayudados por el malestar físico y las náuseas propias de esta fase.

En el segundo, tu cuerpo ya está estabilizado tanto a nivel físico como mental. Te sientes bien y tu deseo sexual aumenta considerablemente y te acercas más a tu pareja. Es el período de la ilusión en el que te concentras en ser mamá y adaptas tu casa para recibir a tu bebé.

En el tercero y último, empiezan los miedos por el momento del parto, las hormonas vuelven a revolucionarse y aparecen los temores de la maternidad. Una mezcla de ilusión, miedo y ansiedad.

sintomas-embarazo1VER GALERÍA

¿Cómo hacer frente a estos cambios emocionales tan bruscos?

-Cuídate: Haz ejercicio diario adaptado para embarazadas. Caminar o nadar son unos ejercicios ideales. Lleva una alimentación variada y equilibrada y bebe como mínimo dos litros de agua al día.

-Quiérete: Date un caprichito diario, desde tomar un helado, darte un buen baño de espuma, un masaje o comprarte un pintalabios.

-Relaciónate: No te quedes en casa. Sal con las amigas, distráete, ve a cenar con tu pareja, a ver una peli al cine…. Cualquier actividad de ocio en la que puedas conversar con distintas personas y te haga sentir que, aunque estás embarazada, sigues formando parte de la sociedad.

-Relájate: Desde meditar hasta hacer yoga para embarazadas. Incluso escuchar música relajante o leer un buen libro. La idea es que disperses tu mente para reducir el estrés.

-Involúcrate: Empieza alguna actividad que nada tenga que ver con tu embarazo. Sobre todo que te sientas útil de otra forma que no sea como futura madre. Desde participar en una ONG hasta ayudar a algún amigo en algún proyecto laboral.

-Comparte: Comunica tus sentimientos, emociones y sensaciones. No te calles nada, ni con tu pareja, ni con tus amigas, incluso con otras embarazadas. Verás que lo que te está sucediendo no solo te pasa a ti y te sentirás más apoyada.

-Infórmate: Lee libros, artículos, habla con los médicos… La información es la mejor herramienta para estar preparada para lo que te viene.

Y, sobre todo, relativiza tu estado anímico. A fin de cuentas, este momento es único e irrepetible, con todo lo que conlleva. ¡Disfrútalo al máximo!

Más sobre

Regístrate para comentar