¿Desaparecen los síntomas del embarazo alguna vez?

Te han dado recientemente la mejor noticia de tu vida: estás embarazada. ¡Enhorabuena! Ahora es normal que te surjan muchas dudas y tengas ciertos miedos.

Has escuchado y leído tanto acerca de este momento tan especial, que ahora que lo estás viviendo en tu propia piel, notas como tu cuerpo va cambiando cada día. Es lógico que, si eres madre primeriza, tengas sensaciones encontradas. Por un lado, sientes la mayor alegría porque dentro de ti está creciendo una vida, pero, por otro, los miedos a que algo salga mal o a los dolores durante el embarazo y en el momento del parto te invaden. No te preocupes, es algo por lo que casi toda mujer embarazada pasa.

Es muy importante que visites al ginecólogo o matrón cuando tengas marcadas las citas para que realice un control del embarazo y así evitar posibles complicaciones. Y no te olvides de comentarle todas las dudas que tengas.

¿Es posible tener síntomas de embarazo que desaparecen?

Otra de las incertidumbres que seguramente te invaden tiene que ver con los síntomas de los primeros meses de gestación. Debes saber que no todas las mujeres embarazadas tienen molestias, las hay incluso que no notan nada hasta el momento del parto.

También hay síntomas del embarazo que aparecen durante las primeras semanas, pero después desaparecen. Otros, en cambio, te acompañarán desde el comienzo y van aumentando de intensidad hasta el final del proceso.

Vamos a detallarte cuáles son los síntomas más comunes, sobre todo los primeros tres meses de embarazo y cómo es su evolución durante el resto del periodo:

Durante el primer mes suelen aparecer pocos síntomas. Uno de los que puede notarse desde las primeras semanas es una mayor sensibilidad y aumento de los senos, a causa de las hormonas estrógeno y progesterona, que estimulan las glándulas mamarias para prepararlas para la lactancia.

sintomas-embarazo1VER GALERÍA

A partir del segundo mes, algunas de las molestias que sufren las embarazadas pasan por las náuseas, la aversión a los olores fuertes, los vómitos, somnolencia y fatiga.

No obstante, no todas las mujeres padecen estos síntomas, al igual que una misma mujer puede tener embarazos muy distintos. Algunos desaparecen después del tercer mes de embarazo, como los vómitos o las náuseas y otros llegan a dejarse atrás por completo o disminuir, como el sueño o la sensibilidad de los senos.

A partir del tercer mes, comienza otra etapa del embarazo y, como consecuencia del crecimiento del feto, también hay cambios muy significativos en tu cuerpo que posiblemente seguirán aumentando con el paso del tiempo. Estos pueden ser el incremento del peso, dolor lumbar, hinchazón abdominal, estreñimiento y las ganas frecuentes de orinar por la presión del bebé en la vejiga.

Al igual que ocurre pasado el primer trimestre, muchas mujeres embarazadas pueden notar cómo uno o varios de los síntomas anteriores van desapareciendo a medida que el proceso sigue su curso. Sin embargo, en esta última fase y hasta el momento del parto, no te extrañes por el posible aumento de peso, la hinchazón propia de la retención de líquidos -sobre todo en verano- o el dolor lumbar. En todo caso, el resultado final será tu bebé. Los síntomas terminan, pero él se queda.

Más sobre

Regístrate para comentar