¡Con la casa a cuestas! Cinco rutas en autocaravana para un verano en familia

Si eres de los que no puede decidir entre playa o montaña y quieres disfrutar de unas vacaciones diferentes con tus hijos, una ruta en autocaravana es la solución. Y es que en España tenemos la suerte de tenerlo todo; buen tiempo, playas, montañas, monumentos… Por eso un solo destino para disfrutar del verano no es suficiente.  

Una ruta en autocaravana es el modo ideal de viajar si se va en familia, es como ir con la casa a cuestas a un precio muy económico y sin las clásicas preocupaciones de dónde dormir o comer.  Además no solo permite disfrutar del destino, sino también del camino, que a veces es incluso más bonito que la ubicación final.  Otra de las ventajas de viajar en autocaravana es que no nos limitamos a un solo lugar, podemos variar el paisaje otorgándoles a los peques de la casa el dinamismo que necesitan para no caer en el aburrimiento. Erwin Hymer Group, empresa dedicada a la fabricación de autocaravanas, nos propone algunas de  las rutas más bonitas de nuestro país para disfrutar de un verano en carretera. ¿Te animas?

navia

1. Valle del Tormes, Ávila: En el cruce entre la carretera N-502 que une Ávila y Arenas de San Pedro y la C-505 empieza la ruta de los pueblos más bonitos de la sierra de Gredos. Durante decenas de kilómetros la carretera es un dibujo de paisajes de montaña que hará las delicias de los amantes del senderismo.

Antes de empezar a recorrer los pueblos más emblemáticos de la Sierra de Gredos, haz un alto en el camino y párate a disfrutar de unas patatas ‘revolconas’ en la Venta Rasquilla. Y para que la digestión sea más fácil, hay que regalarse un café en la terraza del parador de Navarredonda, construido como refugio para Alfonso XIII cuando iba a cazar. También merece la pena descubrir los pequeños pueblos deshabitados como La Navasequilla, Horcajo de la Ribera o Lastra de Cano donde se respira tranquilidad y descanso con vistas al río Tormes. Además estas localidades están próximas al parque Natural de la Sierra de Gredos, una visita obligatoria para que los niños- y no tan niños- disfruten de la naturaleza en estado puro. Y cómo final de la ruta El Barco de Ávila, capital de la comarca, famosa por sus judías, sus murallas o la iglesia gótica de la Asunción. ¿Lo mejor de esta ruta? Que en cualquier pueblo está permitido pernoctar en autocaravana.

2.La ruta del río Navia por Asturias y Lugo: 160 kilómetros de playas, buena gastronomía y los secretos mejor guardados de las tierras asturianas, una ruta que sigue el cauce del río Navia. San Emiliano, Boal o Pezos son algunas de las joyas que podrás explorar durante el trayecto. No dejes de visitar Grandas de Salime y su parador, que cuenta con una panorámica de ensueño. En el mismo pueblo y para conocer un poco más sobre el patrimonio del occidente asturiano, te espera el museo etnográfico de Grandas de Salime.

Repira aire puro y disfruta de la naturaleza en el Parque Histórico de Navia formado por 9 concejos y más de 700 km cuadrados donde el verde de los prados y el azul del mar son los protagonistas. Una vez aquí no puedes irte sin beber un ‘culín de sidra’ a la orilla del mar en Puerto de Vega y disfrutar de las vistas que ofrece el Mirador de la Atalaya en El Franco.     Si además te gusta el deporte, tendrás que hacer parada en Serandinas y bajar en kayak la desembocadura del río Navia y, si el buen tiempo acompaña, date un chapuzón en el conocido pantano de Arbón. Aunque si prefieres refrescarte en las aguas del Cantábrico no dejes de visitar la playa del Moro o la de Barayo.

axarquia

3.La Axarquía malagueña: El sureste de Málaga es el lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza y los contrastes; esta comarca fue territorio árabe y su herencia arquitectónica está aún presente en muchos de sus pueblos. La Venta de Alfarnate, la venta más antigua de Andalucía, puede ser un buen punto de partida desde donde podrás recuperar fuerzas con sus famosos ‘huevos a lo bestia’ y adentrarte con el estómago lleno en los valles tropicales de la provincia. 

Conduce hasta El Borge para apreciar la belleza de este típico pueblo encalado de empinados escalones donde el vino y la pasa son sus mejores embajadores. Sigue con el vino en Frigiliana donde además también te espera la conocida hermita del Ecce Homo. A pocos kilómetros de Frigiliana podrás disfrutar del mar y las vistas que te ofrecen Nerja y su Balcón de Europa. No puedes terminar esta ruta sin comer una de sus típicas frutas tropicales y descansar en el Rincón de la Victoria.

4. Valle de Boí, Lleida: Se trata de un idílico valle del pirineo leridano rodeado de arroyos, torrentes y bosques frondosos que guarda numerosos secretos del Arte Románico. La entrada al valle por el Pont de Suert es un cruce de caminos que te abrirá las puertas a las grandes joyas del pirineo catalán. Podrás disfrutar del deporte en familia en la estación de montaña de Boí Taüll, las ofertas son muchas; desde piragüismo hasta parapente pasando por el clásico senderismo. Después podrás tomarte un respiro en el Balneario de Calles de Boí, situado un poco más arriba de la estación. El balneario es conocido por sus fuentes termales y sus ‘estufas’, además las autocaravanas son bien recibidas en sus inmediaciones. Para volver a la carga después del merecido descanso, sigue la carretera principal hasta el Valle de Arán y disfruta de sus lagos glaciares y sus iglesias prerrománicas.                                                                                                                                                                    

Y si aún quedan fuerzas, el Parque Nacional de Aigües y Estany de Sant Maurici son el lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza en estado puro, eso sí, no te asustes cuando las águilas doradas sobrevuelen la autocaravana.

valle-boi

5. En tierras del Maestrazgo, Teruel: Una tierra de historias y pueblos de postal es lo que te espera en esta ruta por la provincia de Teruel. Si empiezas por la capital de la provincia hasta Cantavieja encontrarás pueblos que son auténticas joyas, una vez allí y si el calor te lo permite, párate a degustar un guiso en Casa Balfagón y disfruta de las vistas que ofrece su Plaza Porticada. Aunque el atractivo principal de la ruta está en Galve, una localidad donde vivieron los dinosaurios y sus huellas están plasmadas en sus calles, Alcañiz y su impresionanate casco histórico también son parada obligatoria en esta ruta.

Como un poco de senderismo en familia nunca viene mal, te proponemos los senderos de Cañada de Bentaluz y el Parque Cultural del Maestrazgo, en él te espera un Sendero de Gran Recorrido GR-8. El mejor final lo encontrarás en Matarraña, la auténtica Toscana de Aragón, un lugar para disfrutar de buena comida y paisajes increíbles.

Más sobre

Regístrate para comentar