¿Se puede utilizar un test de ovulación como test de embarazo?

Pese a que cada test se encarga de detectar hormonas distintas, existen casos en los que un test de ovulación ha predicho un resultado positivo en un test de embarazo.

Aquellas mujeres que nunca se hayan querido quedar embarazadas o aquellas que lo hicieron sin dificultad puede que no sepan nada de los llamados test de ovulación. En cambio, otras muchas, con más dificultades para ello, seguramente, los habrán utilizado. Si eres de las primeras, te contamos en qué consisten y si te identificas con el segundo grupo, sabrás si puedes utilizar estos test como sustitutos de los de embarazo, una pregunta que se repite con frecuencia.

¿Cómo funciona un test de ovulación?

Los test de ovulación son una prueba que ayuda a la mujer a identificar sus días más fértiles, detectando los momentos previos a ovular. ¿Cómo lo hace? En realidad, detecta, gracias a la orina, los niveles de la hormona luteinizante, la responsable de que el óvulo salga del folículo ovárico, es decir, de la ovulación.

Por ello, los resultados positivos de estos test indican el mejor momento para mantener relaciones sexuales, al haber mayores posibilidades de que se produzca la fecundación y posterior implantación. Se calcula que, a partir de un resultado positivo, las 48 horas siguientes son las más idóneas.

test-embarazo1VER GALERÍA

Tests de ovulación existen de muchos tipos: los más tradicionales y los digitales. Los más tradicionales son tiras que dibujan líneas al estilo de los test de embarazo; en cambio, los más modernos muestran una cara sonriente si el resultado al analizar la orina es positivo.

¿Un test de ovulación puede predecir un embarazo?

Existen muchos testimonios de mujeres en Internet que afirman que gracias a las pruebas de ovulación, pudieron saber con antelación que estaban embarazadas. ¿Cómo puede ocurrir esto?

En primer lugar, lo primero que debes saber es que, mientras los test de ovulación miden el nivel de la hormona luteinizante (LH), los de embarazo se encargan de detectar la presencia de la hCG, cuya cantidad aumenta una vez se ha iniciado la gestación. Pero, aunque se trata de dos hormonas distintas, la realidad es que poseen una estructura molecular parecida, por lo que los test de ovulación pueden reaccionar también ante la existencia de mayores cantidades de hCG.

Se da el caso de mujeres que, antes de esperar a una hipotética falta del período, prefieren hacerse durante los días previos las pruebas de ovulación. Si estas van dando resultados positivos y las líneas de las tiras se van intensificando, podrías encontrarte ante un embarazo. Si luego, además, se produce la ansiada falta del período, un test de embarazo seguramente confirme la buena noticia, aunque no siempre: puede producirse simplemente un retraso de unos días. 

Por lo tanto, podemos concluir que, pese a que existen casos en los que un test de ovulación positivo ha avanzado el resultado del test de embarazo, no puede sustituirse uno por el otro, ya que las circunstancias que pueden confluir son múltiples. Al final, una confirmación de embarazo siempre la dará una ecografía.

Más sobre

Regístrate para comentar