¿En qué consiste el programa KiVa?

Los programas contra el acoso escolar de los países noreuropeos llegan a España este año, centrando su atención en la empatía de los niños para prevenir y detectar el 'bullying' de forma rápida y eficaz

A la hora de hablar de la eficacia de los distintos programas sociales del mundo, los países del norte de Europa suelen situarse a la cabeza especialmente en lo que respecta a los más pequeños. Sus programas educativos y de integración social colocan a Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia entre los que mejores referencias recogen a nivel internacional: los coles más cool del mundo, por ejemplo, están en Estocolmo y forman parte de la red de centros educativos Vittra, que unen educación y diseño como manera de fomentar el desarrollo intelectual de los niños.

ninos-kiva-01zVER GALERÍA

En el caso de Finlandia, las noticias sobre educación y puericultura suelen verse como una avanzadilla de las tendencias educativas del resto de países europeos: el país nórdico suprimió las clases de caligrafía en favor de la mecanografía hace tres años, su sistema de seguridad social regala una caja multifunción a cada familia con un nuevo bebé como parte de un programa de ayudas sociales que existe desde los años 40, y además es uno de los países pioneros en programas anti-bullying.

Concretamente el programa KiVa, que al contrario de lo que sucede con los protocolos anti-bullying de los coles españoles, no centra su atención solamente en resolver un problema de acoso escolar una vez el acoso ha tenido lugar en las aulas, sino que implementa medidas de prevención, que ayudan a los estudiantes a identificar casos de acoso para poder frenarlos a tiempo.

El programa KiVa surgió en 2009 en la universidad finlandesa de Turku, y es uno de los programas anti-bullying reconocidos internacionalmente por la Unesco porque, además de guardar muchos puntos en común con otros protocolos de este estilo, incorpora políticas novedosas como una abundante fuente de materiales para profes, estudiantes y padres. Estos materiales se traducen en una serie de actvidades concretas, lúdicas y artísticas, que ayudan a los niños a gestionar sus emociones dentro del colegio con la ayuda de los tutores en las aulas y los padres en casa.

El programa KiVa ha ayudado a recortar significativamente los casos de acoso escolar en Finlandia desde su implementación hace ocho años, y hoy en día más del 90% de los coles finlandeses se acogen a él. ¿Por qué es noticia en 2017? Porque desde este año el programa antiacoso finlandés estará disponible en España y en castellano, después de implementarse en inglés en una minoría de colegios españoles, especialmente entre las escuelas internacionales nórdicas de nuestro país. Los coles que quieran adscribirse a él podrán disponer de los materiales en idioma español, y así adscibirse a las mismas políticas anti-bullying que han triunfado en el norte de Europa.

Una de las claves de KiVa frente a otros programas anti-bullying es que involucra a los docentes, pero también a los alumnos, a los directores de los centros y a los padres. Según nos explicaba la terapeuta Verónica Rodríguez Orellana al preguntarle por los fallos en los protocolos contra el acoso escolar en España, "comparados con los programas de reducción de daños que se usan allí, en España existe actualmente una política educativa que trabaja en la reducción de daños y no en la prevención. Es decir, cuando entra en marcha este protocolo, el daño ya está hecho. Si los niños se dan cuenta a una edad temprana de los motivos por los que una persona puede estar triste, incluidos casos de acoso como una burla entre compañeros, ellos mismos crean herramientas para entender el conflicto y evitarlo".

En esta premisa funciona precisamente el programa KiVa: además de las actividades y programas de prevención del bullying, al contrario que otras políticas similares, donde el discurso suele centrarse en torno a la víctima y el acosador, con KiVa también son protagonistas los testigos de los casos de acoso escolar: el programa ayuda a los niños a desarrollar la empatía necesaria para poder identificar un caso de bullying, y a saber reaccionar para ayudar a la víctima de forma rápida y eficaz.

Más sobre

Regístrate para comentar