¿Qué podemos hacer para entender mejor el acoso escolar este nuevo año?

En 2016 las noticias sobre el 'bullying' entre adolescentes inundaron los medios de comunicación, ¿qué podemos hacer para 'prevenir y curar' en el año que empieza?

La segunda vuelta al cole del año (o la primera según se mire) sirve para reflexionar acerca de qué propósitos de Año Nuevo nos van a valer en la segunda mitad del curso escolar. Uno de los temas pendientes en España, y que aparece de manera recurrente en los medios, es el acoso escolar, también conocido como bullying, y el cyberbulling, si el acoso entre niños pasa de las aulas a las redes sociales o al móvil, creando un escenario que permite los ataques 24 horas al día, los siete días a la semana.

ninos-bullying-01VER GALERÍA

En 2016 las noticias en España sobre acoso en la infancia acapararon varios sucesos que nos hicieron reflexionar sobre qué es lo que falla dentro del sistema educativo y si es posible mejorar los protocolos de actuación en los colegios en casos de bullying para que al acoso entre niños deje de ser noticia . "El acoso durante la infancia deja una marca en la personalidad que se está formando que influye en el desarrollo de las emociones, conductas y pensamientos del futuro adolescente y adulto", explica el psicólogo Jorge López Vallejo. "Si el problema del bullying se detecta a tiempo el niño podrá ser el adulto que hubiera podido ser sin este incidente, pudiendo salir fortalecido".

Según el psicoterapeuta, en la gran mayoría de casos de acoso escolar generalmente hay un líder, que es el que inicia el acoso, y un grupo, que comete actos de crueldad dejando su individualidad al margen y dejándose llevar por la pertenencia a ese grupo, haciendo cosas que nunca harían solos. El grupo justificaría la crueldad y la marginación porque "todos lo hacen", y se alimentaría con el silencio de la víctima.

APRENDER A AYUDARLES EN CASA Y EN EL COLEGIO

"Es responsabilidad de todos detectar y frenar casos de acoso y violencia escolar, informando al centro si sospechamos que alguien lo está sufriendo y proporcionando tratamiento psicológico para recuperar la valía personal dañada", puntualiza Jorge López. "La figura del psicólogo ayudará al niño o adolescente acosado a respetarse, a quererse y valorarse, dejando atrás el pasado y vivir un presente sin miedo: clave para su personalidad futura".

¿CÓMO ES LA CONDUCTA DE UN NIÑO QUE SUFRE ACOSO?

1. En las fases iniciales del problema

Se preguntan por qué son objeto de burlas, no lo entienden. Además, imitan conductas de manera forzada y tratan de ser queridos por los demás, tener amigos y agradar; en definitiva, de encajar. Se ríen de las mismas bromas, hacen lo que los otros hacen. Cuanto más intentan luchar por ser aceptados más obtienen el rechazo, generándoles un estado de rendición, de parálisis emocional y conductual.

2. En la evolución del problema

El niño se empieza a poner nervioso cuando está en grupo. Se siente inferior a los demás y empieza a aislarse porque los demás le rehúyen o ignoran. Con el tiempo crece la ansiedad, y la sensación de vergüenza a salir a la calle, así como de inferioridad, apareciendo el control continuo de las personas que tienen a su alrededor y la evitación del contacto social.

3. En la adolescencia, el niño sometido a acoso puede tener dos reacciones

Bloquearse en sus relaciones y aislarse del grupo evitando rebelarse contra sus iguales, ya no quiere ser como ellos. Afloran el resentimiento y las fantasías de venganza. La ira acumulada a través de los años, además, puede ocasionar en el niño conductas violentas hacia sí mismo y hacia los demás.

Más sobre: