¿En qué consiste la epidural ambulante?

La 'walking epidural' es un tipo de anestesia muy similar a la epidural convencional, con la diferencia que permite a la mamá ponerse de pie, facilitando el trabajo de parto y acercando la experiencia a la de un parto natural

Tener un parto sin dolor, uno natural, en casa o programado es, o debería ser, decisión de la mamá conjuntamente con su obstetra, así como las circunstancias y condicionantes propios de su embarazo particular, tanto durante la gestación como durante el trabajo parto. "Si te dicen que puedes saltar un gran charco de dos formas, 'a pelo', o cogiéndote yo con una cuerda, jamás lo harías sin mí", nos explicaba Maite Navarro, matrona del hospital Sanitas La Zarzuela, al preguntarle por los miedos que conlleva convertirse en madre. Maite hacía extensible su respuesta también a la etapa del embarazo y al momento del parto. "Si no valoras que existe esa cuerda, saltarías perfectamente tú sola. En el momento que sabes esa cuerda existe, dejas de hacerlo", puntualizaba.

ninos-epidural-01VER GALERÍA

A pesar de todo, el miedo al dolor suele ser lo que determina en muchas ocasiones el tipo de parto elegido, fundamentalmente en lo que confiere a la anestesia. Se tenga o no miedo al parto, hoy en día existen diferentes alternativas analgésicas para las mujeres y obstetras que decidan hacer uso de ellas. La más conocida es la epidural, una anestesia local que se administra mediante una punción entre dos vértebras de la zona lumbar, y que permite rebajar la sensación de dolor. La epidural 'duerme' la zona inferior del cuerpo por lo que, aunque no impide empujar con cada contracción, a menudo los partos son algo más largos, ya que la mamá debe estar tumbada desde el momento en que pierde la sensibilidad en las piernas; estos partos, además, pueden requerir de instrumentos que ayuden a la extracción. En general, la experiencia del parto es diferente tanto si se opta por anestesia como si no, y mucho más aún cuando se realiza un parto no vaginal.

Entre las diferentes opciones que ofrecen los anestésicos hoy en día, hay uno que ha permitido avanzar un poquito en el terreno de la sensibilidad durante el parto, acercando la experiencia del parto con epidural al parto natural. La 'walking epidural', o epidural ambulante, es un tipo de anestesia que permite a la futura mamá estar de pie durante el trabajo de parto, ir al lavabo o incluso dar un corto paseo, adquiriendo una postura más natural que con la anestesia epidural clásica. ¿Quieres saber en qué consiste exactamente? Hablamos con Dr. Jesús Pérez, anestesiólogo en el Centro Médico Teknon, y que ha sido la persona encargada de incorporar este tipo de anestesia de forma sistemática en un centro médico por primera vez en España.

¿En qué consiste exactamente la 'walking epidural'?

Es una anestesia espinal para el trabajo de parto. Nosotros la aplicamos jugando con la ventaja que ofrecen los nuevos fármacos, los nuevos equipos de anestesia y la experiencia de los anestesiólogos. Han sido los propios profesionales obstetras y matronas quienes se han encargado de difundir entre las gestantes los beneficios de esta técnica. Es lo más parecido al parto natural, con la gran diferencia de que la walking permite un parto sin dolor.

¿Cómo se administra?

La anestesia se administra por medio de lo que denominamos anestesia espinal combinada peridural intradural. Tras una primera dosis, donde el anestesiólogo comprueba la eficacia del analgésico bajo la supervisión obstétrica de la matrona y del ginecólogo, se realiza un control hemodinámico y se permite la deambulación de la paciente.

Una novedad respecto a este tipo de anestesia es que la mamá puede ir ajustando la dosis en función del dolor que siente. ¿En qué consiste este método?

Las dosis sucesivas tras esa primera dosis pueden ser administradas por vía epidural mediante una bomba PCA -la misma que utilizan otro tipo de anestesias controladas por los propios pacientes-, que está controlada por la embarazada y que previamente programa el anestesiólogo. La bomba permite adecuar las dosis de forma personalizada.

¿Qué mujeres son susceptibles de recibir una 'walking epidural'?

De entrada cualquier gestante puede beneficiarse de la técnica, siempre que no haya contraindicación alguna para la anestesia espinal y dé su consentimiento.

¿Es igual de efectiva que la epidural convencional?

Con la técnica y dosificación correctas, la eficacia es de hecho superior a otras técnicas anestésicas. La ausencia de dolor, la posibilidad de poder ponerse de pie y deambular, hacen que el período de dilatación sea mucho más agradable.

¿La movilidad de la mamá es completa? ¿Debe estar siempre acompañada, por si perdiese sensibilidad en las piernas?

Antes de permitirle caminar, el anestesiólogo tiene que asegurarse de que la paciente esté en condiciones de hacerlo. En nuestro centro la paciente siempre está acompañada, independientemente del tipo de anestesia que se le aplique. Efectivamente, existe la remota posibilidad de que haya alteraciones en la sensibilidad de las piernas, y por eso la asistencia del anestesiólogo y la matrona son permanentes y la evolución del parto está monitorizada en todo momento. También es importante señalar que la mujer puede estar acompañada por su pareja.

Al conservar una mayor capacidad motora, ¿es más fácil la labor de parto para la mujer?

Evidentemente, porque tanto estando sentada como paseando, la columna permanece vertical, lo cual ayuda e incluso mejora el trabajo de parto. En esa posición, la gravedad ayuda a facilitar el descenso del feto por el canal de parto.

¿Desde cuándo se administra en España? ¿Es posible que su uso se haga mas extensivo en los próximos años?

Esta técnica se aplica en algunos centros médicos desde hace algunos años, pero no se ha generalizado en todas las maternidades. Nuestro centro la aplica de forma sistemática y protocolizada a todas las gestantes: como hemos ido viendo con el tiempo, el éxito de la técnica se basa fundamentalmente en la asistencia y control continuado de la mujer cuando entra en fase de trabajo de parto. Por ese motivo nos propusimos poner a disposición de todas las gestantes la posibilidad de tener un parto sin dolor, sin renunciar a los beneficios de un parto natural. Para lograrlo es esencial la colaboración de los profesionales anestesiólogos, así como la del equipo de matronas y los propios obstetras.

Más sobre

Regístrate para comentar