Dar el pecho a niños más mayores, ¿sí o no?

Algunas de las principales asociaciones científicas especializadas en pediatría apuestan esta semana por una lactancia que dure más y que sea posible entre mamás trabajadoras

Esta semana se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, y la Organización Mundial de la Salud se ha decidido por una campaña en favor de la conciliación, buscando medidas más flexibles que permitan a las mamás trabajadoras seguir dando el pecho incluso pasados los primeros seis meses. De hecho, la misma OMS recomienda mantener una alimentación exclusiva con leche materna en esta primera etapa y seguir hasta como mínimo los dos años, con una combinación de leche materna y otros alimentos.

ninos-lactancia-01VER GALERÍA

Este límite, el de los dos años, es algo poco frecuente entre los países occidentales, donde suele rebajarse el período de la lactancia materna al primer año o incluso menos. La idea de mantener la lactancia hasta que los bebés son más mayorcitos es la misma que ha defendido recientemente la Asociación Española de Pediatría, que acaba de redactar un informe en defensa de la lactancia prolongada, y las consideraciones de los expertos en pediatría al respecto, centrándose en los beneficios en la salud materno-infantil que reporta dar el pecho a niños mayores.

Uno de los principales problemas, explican desde la AEP, es que las madres que deciden seguir amamantando a niños mayores encuentran en ocasiones barreras o rechazo, tanto entre los mismos profesionales sanitarios e incluso dentro de la propia familia, y que a menudo se basan en mitos, creencias personales o en desconocimiento de la evidencia científica con la que contamos actualmente. Pocas madres se escapan, de hecho, a estas críticas (algunas figuras públicas que se han mostrado abiertas en este sentido han sido Salma Hayek, que amamantó a su hija Valentina hasta los 15 meses, según la revista 'People', o Gwen Stefani, que en 2007 relataba haber dado el pecho a su hijo en plena gira y cuando ya pasaba del año). El debate se hacía público hace tres años, en 2012, después de que la revista 'Time' sacase en portada a una mujer dando el pecho a un niño de tres años. La portada, y la entrevista a la que acompañaba, generaba ya entonces infinidad de comentarios, debate y controversia entre mommy bloggers, medios de comunicación y celebrities a favor y en contra, especialmente en Estados Unidos, donde, según el diario 'The Guardian', solamente un 15 por ciento de los bebés menores de seis meses es alimentado exclusivamente con leche materna.

Sin embargo, las principales asociaciones científicas del mundo (entre ellas la misma OMS y la Asociación Española de Pediatría, además de UNICEF o la American Academy of Pediatrics), recomiendan que la lactancia materna sea el único aporte de alimento hasta los 6 meses de edad, y después pase a ser complementada con otros alimentos y una dieta variada y rica en hierro, al menos hasta los 12 o 24 meses, pudiendo mantenerla todo el tiempo que madre e hijo deseen. De hecho, y según la AEP, no hay establecido un límite para finalizar la lactancia materna, y es la propia madre quien debe decidir cuándo cree que ha llegado el momento de destetar, intentando optar eso sí por un destete gradual, sin ofrecer ni negar el pecho, y negociando las condiciones con el niño. Durante esta etapa, recuerdan, también es importante ofrecer alternativas a la necesidad de contacto del pequeño, ya que la relación que se establece a través de la lactancia es un vínculo muy estrecho entre madre e hijo, que debe ir reorientándose paulatinamente.

¿Cómo es posible esta lactancia prolongada?

A pesar de que en las sociedades modernas dar el pecho hasta más allá de los dos años resulte una auténtica rareza, lo cierto es que dar el pecho a los bebés ha sido la norma hasta los 2 o 3 años de edad en infinidad de culturas alrededor del mundo. De hecho, no es hasta comienzos del siglo XX que el destete prematuro de los bebés comienza a generalizarse en los países industrializados, entre otras cosas por la aparición de la leche de fórmula. A un nivel evolutivo, explican desde la AEP, y según diversos trabajos en paleofisiología y antropología, la edad del destete espontáneo entre los Homo Sapiens Sapiens ocurriría naturalmente entre los 2,5 y los 7 años. Es la misma leche la que se ajusta a estas necesidades, aumentando la cantidad de grasa presente en la leche a partir del primer año, convirtiéndose un alimento completo y nutritivo para un lactante más mayor: se estima que la leche materna durante este período cubriría aproximadamente un tercio de las necesidades calóricas y proteicas diarias del niño.

DESCUBRE POR QUÉ LA LECHE MATERNA ES UN ALIMENTO FUNCIONAL

Más sobre

Regístrate para comentar