La Duquesa de Cambridge, otra mamá que se suma al parto ambulatorio

Los partos ambulatorios como el de la Duquesa de Cambridge permiten a la mamá irse a casa menos de 12 horas después de haber dado a luz

Menos de diez horas. Ese es el tiempo que la Duquesa de Cambridge ha tardado en abandonar el hospital St. Mary en Paddington (Londres), con su segunda hija en brazos. Una 'recuperación exprés', que entra en la categoría de partos ambulatorios, la misma a la que se adscribía la princesa Victoria de Suecia con el nacimiento de su hija Estelle, y que resulta más habitual en otros países de Europa que en España. La teoría: permitir a la mamá irse a casa a las pocas horas de haber dado a luz, siempre y cuando se den las condiciones adecuadas.

ninos-kate-01VER GALERÍA

"En España en realidad lleva haciéndose muchos años, pero solamente con pacientes muy concretas, y con algunos programas piloto", nos explica el Dr. José Luis Neyro, del servicio de Ginecología del Hospital de Cruces, en Bilbao. "Tienen que coincidir el buen estado de salud de la madre, y también que cuente con un entorno familiar adecuado a sus necesidades". En España lo más habitual es que se esperen 72 horas antes de dar de alta a la paciente y mandarla a casa después del parto. "La razón por la que esos tres primeros días en el hospital se hacen tan largos es porque, si ha habido un parto vaginal, sin complicaciones ni episiotomías, la mujer está sana, no es una enferma, y no debería tratársela como tal". En cifras: del total de partos en España, en torno al 77 por ciento serían natuales, y de esos, hasta un 75 por ciento no requerirían episiotomía.

Los protocolos que siguen a los partos en la actualidad, y que normalmente incluyen cosas como tomar la presión arterial a la madre, medir la temperatura o administrar complejos vitamínicos, se instauraron hace años, cuando comenzaron a medicalizarse los partos, y lo que antes se hacía en casa, como la visita de la matrona, se hace ahora en el hospital, con la consiguiente carga para la mamá, que a veces sólo desea irse a casa con el bebé lo antes posible, y también para el sistema sanitario. "Éste es precisamente uno de los riesgos de generalizar el parto ambulatorio: el que pueda ser malinterpretado como un recorte sanitario", nos explica el doctor. También el hecho de que no todas las mujeres cuentan con la misma red de apoyo en casa. De ahí que los médicos partidarios de este tipo de partos defiendan que sea la propia mamá la que decida si prefiere pasar esas primeras 72 horas en el hospital, o si por el contrario prefiere irse a casa.

En lo que respecta a la salud del bebé, los partos ambulatorios promueven, tal y como nos explica el Dr. Neyro, que las pruebas que se realizan al recién nacido sean también fuera del hospital, en casa, en el centro de salud o en la consulta del pediatra. "Después de nacer lo único que necesita un bebé sano de manera inmediata es el contacto piel con piel con la madre, de ahí que nada más dar a luz pongamos al recién nacido sobre el pecho de la mujer. Después de eso, el pediatra realiza una exploración a las dos horas, y la siguiente prueba, la prueba del talón (que detecta posibles trastornos congénitos y sólo requiere de una gotita de sangre y una tarjeta de rectivo), no se realiza hasta pasadas las 48 horas, una vez el bebé ha recibido alimento. Así que no es necesario pasar esas 48 horas en el hospital".

Es importante subrayar que, aunque el término se asemeje, el parto ambulatorio no es equivalente al parto en casa. Aquí de lo que se trata es de permitir a la mamá irse a casa con el recién nacido en un plazo breve, que puede ser de entre 8 y 12 horas después de dar a luz, dependiendo de la hora en la que se haya producido el alumbramiento y también si la mamá ha recibido o no antestesia epidural. También deben darse las condiciones adecuadas de salud en la mamá y el bebé, que la madre cuente con cuidados en el entorno familiar, y que se disponga de la insfraestructura para hacer el seguimiento de ambos de manera ambulatoria.

Más sobre

Regístrate para comentar