Propósitos de Año Nuevo que puedes compartir con tus hijos

Desde aprender a recoger los juguetes, hasta tocar un nuevo instrumento o ahorrar un poquito cada semana

ninos-deseos-01

Aunque los adultos asociemos los propósitos de Año Nuevo a cosas 'de mayores', como ponerse a dieta, dejar de fumar o aprender un nuevo idioma, lo cierto es que hay un montón de propósitos y buenos deseos que podemos compartir con los niños, y añadir a las uvas de Fin de Año una tradición más, que puedan mantener a medida que se vayan haciendo mayores.

Los propósitos para niños, además, varían mucho dependiendo de la edad de los más pequeños, y pueden ir desde algo tan sencillo como lavarse los dientes dos veces al día, hasta la educación en valores, empezando por pedir siempre las cosas por favor o cediendo el asiento cuando vean a una persona mayor. Los propósitos de Año Nuevo pueden convertirse en una traidicón divertida, con nuestros propios rituales familiares (por ejemplo, escribir nuestros propósitos por separado y después guardarlos todos juntos en un tarro de cristal, apuntarlos en una pizarra a la vista de todos o simplemente compartirlos todos juntos sentados a la mesa), y a la vez enseñar a los más niños a comprometerse con pequeñas tareas del día a día. Aquí van diez propósitos que podemos llevar a cabo en casa con los 'peques'.

1. Limpiar y ordenar a menudo los juguetes, y mantener recogida la habitación.

2. Lavarnos los dientes después de cada comida, al menos dos veces al día, y si se puede en familia, para establecer una rutina como la de papá y mamá. Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño.

3. Encontrar una actividad que nos divierta, que sea al aire libre, y practicarla varias veces a la semana. Puede ser un deporte o simplemente saltar a la comba o jugar al escondite con los amigos.

4. Vencer la timidez cuando hablemos con personas mayores, y pedir siempre las cosas por favor.

5. Aprender a hacer una cosa nueva durante el año: cantar, bailar o tocar un instrumento. Jugar a un deporte nuevo. Aprender letras de canciones en inglés. Colorear dibujos sin salirse de las líneas.

6. Aprender a poner un poquito de la paga en una hucha aparte cada semana, incentivándoles a aprender a ahorrar y a tener una visión de futuro respecto a su pequeña economía. Como todo, los buenos hábitos 'financieros' también se educan en la infancia.

7. Atreverse a probar cosas nuevas durante la hora de comida, investigar colores, sabores y texturas sin miedo.

8. Aprender a ser 'eco-peques' ayudando a ahorrar energía y agua al planeta, apagando las luces cuando salgamos de una habitación y cerrar el grifo para que no se desperdicie el agua. Enseñarles a separar el papel y plástico para reciclaje. Montar en bici en vez de ir en coche a los sitios, especialmente si están muy cerca.

9. Cambiar los videojuegos por un juego de mesa al menos una vez a la semana, y el teléfono móvil por un libro. Incentivar la lectura es especialmente importante durante las vacaciones, cuando los libros pueden susituir, al menos temporalmente, otras tareas del cole más tediosas para ellos.

10. Hacer una física todos juntos, de manera regular. Podemos integrar el ejercicio en la vida de los 'peques' de manera gradual, empezando por un paseo diario, comprarse unos patines o ir a esquiar.

Más sobre: