Nicole Richie es una mamá con estilo

La 'it-girl' lleva una vida de lo más discreta junto a su marido, Joel Madden, y sus dos niños

Tener una mamá con pelo de colores seguro gana puntos extra en el colegio, sobre todo cuando la mamá en cuestión es una de las it-girls más famosas del mundo: si existiese una competición con las mamis más cool en la puerta del 'cole', Nicole Richie se llevaría la medalla de oro, o, al menos, un puesto en el podium. La hija de Lionel Richie es uno de los iconos recientes de la moda, y se ha ganado a pulso su estatus de it-girl, haciendo sus pinitos dentro del mundo del diseño, primero con una línea de joyas que bautizó bajo el nombre de House of Harlow 1960, y más tarde con una línea de prendas premamá en colaboración con la firma A Pea In The Pod, la misma que lanzaría la línea de maternidad de la top Heidi Klum.

ninos-richie-01

Nicole Richie, una de las mamás más cool gracias a su pelo de colores

Mamá de dos niños desde los 27 años, Harlow, de seis, y Sparrow, de cinco, la actriz también ha aprovechado su papel de madre como inspiración para otro proyecto relacionado con la moda: al ampliar su propia firma con una colección de prendas femeninas, la actriz escogía el nombre compuesto de su hija mayor, Winter Kate, seguramente como señal de buena suerte. Nicole Richie, además, es una de nuestras mamás con estilo, y puede presmuir de mantener un aspecto impecable en cualquier situación, más relajado en el día (sobre todo si tiene que lidiar con sus dos 'peques'), y extremadamente chic en eventos o intervenciones televisivas.

ninos-richie-05

'MOM IN STYLE': Aunque es más habitual verla con ropa de colores oscuros que brillantes, la actriz sabe combinar como nadie los básicos, sacándole el mayor partido a una camisa amplia de rayas o un pantalón de pinza negro. La clave para ser la más cool del cole: el cabello de colores, que ha ido cambiando en los últimos años hasta llegar al azul oscuro casi negro que luce en la actualidad

Su seña de identidad en los últimos tiempos ha sido el cabello de colores, una moda que se contagiaba en Hollywood hace un par de temporadas gracias a las mechas de colores, pero que en el caso de la actriz ha permanecido como una parte más de su look, primero pasando de su habitual rubio a un intenso lavanda, para después ir rebajando el color en varios tonos para acabar pasándose a la gama de los azules, tanto en celeste como en su actual look: un azul aguamarina muy oscuro, casi negro.

ninos-richie-03

Los shorts vaqueros, una de las señas de identidad de su estilo californiano

Sus prendas clave en el día a día: como cualquier californiana de pro, la actriz es adicta a los shorts vaqueros, que suele combinar con camisas y blusas ultraligeras de estilo office, con raya vertical, estrellas o topos, y casi siempre recogidas a la altura de cadera, ligeramente abullonadas. Los vestidos veraniegos, los leggings (una de las prendas de las que más abusaba durante su segundo embarazo), y los pantalones tipo harem, con tiro XL y que permiten amplitud de movimientos, son otro de sus must de 'batalla' cuando sale de paseo con los niños. Tres prendas que, sin embargo, suele dejar colgadas en el armario cuando llega el turno de dedicarse unas horas a sí misma, cambiándolos por pantalones tipo pitillo muy ajustados, o una falda a la rodilla con botines o sandalias.

ninos-richie-04

MAMÁ DE DÍA: Con cuatro de sus prendas urbanas preferidas: el pantalón pitillo ajustado, la camisa tipo office, el vaquero corto y la falda a la altura de la rodilla.

La actriz es toda una experta en la combinación de básicos, seguramente la destreza más fuerte de cualquier it-girl que se precie a la hora de demostrar que sabe desenvolverse igual de bien con un diseño de Alta Costura que con unos vaqueros combinados con una prenda de punto. La clave para salir airosa de cualquier apuro fashion: las gafas de sol oversize, que luce desde hace años -ella fue de las primeras en poner de moda la gafa con lente bicolor de Chanel, concretamente el modelo 5018 que también popularizaban las gemelas Olsen-, y que sirven tanto para dismular un día de 'mala cara' y ojeras, como redondear el perfecto look urbano, con y sin los 'peques'.

Más sobre: