Un 'finde' en París con los más pequeños

La actriz Paula Echevarría hizo una breve visita a París hace unos días, acompañada solamente de su hija a Daniela

ninos-paula-01VER GALERÍA

Paula Echevarría acaba de pasar un fin de semana en París acompañada de su hija Daniela

Hace unos días, Paula Echevarría hizo un breve viaje a París con una pareja de excepción: la pequeña Daniela, la hija que comparte con David Bustamante, y que viajaba con una de las mamás-it más populares en España, acompañándola incluso a la inauguración de una boutique en la Ciudad de la Luz. París se ha vendido siempre como la ciudad de los enamorados, pero lo cierto es que es un destino igual de apto para parejas in love que para familias, con multitud de actividades aptas para los más pequeños de la casa.

ninos-paris-06VER GALERÍA

Disneyland París se inauguró en 1992 y es uno de los destinos europeos favoritos de los niños

El París familiar va mucho más allá de Disneyland Paris, aunque sin duda éste sea uno de los destinos preferidos por los niños. Situado a 32 kilómetros del centro de la ciudad, Eurodisney cuenta con dos parques temáticos que son el sueño de cualquier niño enamorado de las producciones de Disney: de Peter Pan a Frozen, es imposible visitar la capital europea de la factoría de animación sin que los pequeños disfruten al máximo de cada segundo. Menos conocido que el parque temático de Disney es el Parc de la Villete, situado en el margen derecho del río Sena, en el XIX distrito de París, obra de Bernard Tschumi, y salpicado de unos brillantes edificios en color rojo. El complejo incorpora guardería y talleres para niños, y un programa de actividades a lo largo de todo el año, con exposiciones, teatro, conciertos y circo, además de atracciones, un centro ecuestre y jardines temáticos (como el jardín de los espejos, el jardín de los equilibrios o el del dragón).

ninos-paula-02VER GALERÍA

Paula Echevarría y su hija Daniela a su vuelta a Madrid, con look viajero de fin de semana

Siguiendo con visitas icónicas, la Torre Eiffel es otro must viajero que suele asociarse a los destinos de pareja, pero que resulta igual de impresionante si lo visitamos con niños. Las obras más recientes en la torre, que lleva en pie desde 1889, permiten pasear sobre un suelo parcialmente de cristal incorporado al primer piso (a 57 metros del nivel del suelo), inaugurado el pasado mes de octubre y sólo apto par valientes. Tip: si vas a viajar a París con niños, visitar la Torre Eiffel justo antes del anochecer puede resultar una idea excelente, ya que al caer la noche la torre al completo se ilumina con luces doradas.


 

Paris.. 💗

Una foto publicada por Paula Echevarria (@pau_eche) on



A la hora de elegir museos, quizá una de las atracciones turísticas de más renombre de la ciudad, es importante elegir con cuidado qué centros son los más apropiados para una visita con niños, y lo más importante, cuáles y a qué horas encontraremos menos colas y aglomeraciones. El extensísimo Museo del Louvre, por ejemplo, es prácticamente inabarcable en una única jornada: un paseo por los departamentos de Napoléon III, con sus espectaculares reproduccciones palaciegas, permite una visita de poco menos de una hora que seguro perdurará en la memoria de los niños. Imprescindible eso sí comprar las entradas por adelantado, para ahorrarnos esperas innecesarias.

ninos-paris-05VER GALERÍA

El Centro Pompidou de arte contemporáneo dispone de un departamento para niños y familias

El Centro Pompidou dispone de un área infantil, La Galerie des Infants, con exposiciones temporales que integran arte contemporáneo, diseño y arquitectura, además de talleres para niños de entre seis y doce años, y audioguías familiares con rutas a través del museo. La espectacular fuente Stravinsky situada en el exterior del edificio, con figuras rotatorias y chorros de agua, también es perfecta para cautivar los sentidos de los más 'peques', especialmente de los que tengan alma de artistas.

Otra parada obligatoria cuando se visita París es la catedral de Notre Dame, sede episcopal de París, enclavada en la diminuta Isla de la Cité, en el río Sena. La visita a Notre Dame, con su impresionante órgano interior, su fachada cubierta de misteriosas gárgolas que escupen agua de lluvia y sus vidrieras de colores, puede despertar la imaginación de los niños, aunque si eso no es suficiente, siempre se puede terminar la jornada del domingo dando un paseo por el Marché aux Fleurs et aux Oiseaux, el mercado de flores y pájaros situado en la misma isla.


 

Bonjour París!!! ✨💗✨

Una foto publicada por Paula Echevarria (@pau_eche) on


A la hora de hablar de gastronomía, París cuenta con algunas de las mejores heladerías del mundo (con permiso del helado italiano), entre ellas Berthillon, que dispone de numerosos puntos de venta, con helados y sorbetes artesanos que cambian en el menú cada día del año. Los desayunos con croissants recién hechos también son un must para compartir a medias con los 'peques', así como los crepes de jamón y queso, o los pasteles, al más puro estilo María Antonieta, con los pain au chocolat y milhojas de Gerard Mulot a la cabeza de la lista. Aunque si hay una especialidad a la francesa que los niños disfrutan más que ninguna otra esa es la fondue (especialmente la de chocolate, aunque también la receta original de queso), un plato originario de la frontera franco-suiza que se ha extendido a los restaurantes parisinos, y que permite compartir una fuente central entre toda la familia con pinchos de frutas, pan o carne.

Un último destino pensado para enamorados que los 'peques' también pueden disfrutar es el Pont des Arts (que aunque se traduce como 'puente de las artes' es más conocido como 'puente de los enamorados'), completamente cubierto de candados de todas las parejas que lo han visitado a lo largo de los años. El amor es algo que se comparte en familia, así que ¿por qué no dejar nuestro pequeño granito de arena junto a los niños?

Más sobre: