Luce con estilo el 'maternity denim'

Desde ajustar los vaqueros de siempre con una banda elástica a elegir el mejor 'jean' una vez pasado el segundo trimestre

ninos-denim-05VER GALERÍA

COPIA EL 'LOOK': El maternity denim de Kim Kardashian, Miranda Kerr y Penélope Cruz, con skinny fit, botines con tacón de plataforma, americana o gabardina en color oscuro, gafas de sol y statement bag

Encontrar los vaqueros perfectos puede ser una odisea. Para la mayoría, sin embargo, merece la pena: el vaquero es una prenda casi insuperable, ideal para esos momentos de 'no sé que ponerme', y lo bastante flexible como para funcionar con un look casual, urbano o formal. También, si encontramos el tallaje y la forma correctos, puede sentar mejor que ningún otro pantalón del armario. De ahí que, al llegar el embarazo, intentemos estirarlos al máximo posible, para más adelante dar el cambio al denim premamá.

ninos-denim-02VER GALERÍA

COPIA EL 'LOOK': Camiseta de algodón + vaquero skinny o bootcut. Al estilo de Penélope Cruz, con camisera de los Rolling Stones y cazadora de cuero, Sienna Miller, con camiseta de rayas y chaqueta anudada bajo la barbilla, y Selma Blair, también con rayas y bolso de cadena

Es difícil separarse de nuestros vaqueros preferidos incluso si es sólo por unos meses, así que nunca está de más dominar la técnica de los maternity jeans desde antes incluso que hacer frente al primer par. Una de las reglas de oro es entender la forma en que está cosida la cinturilla, que puede adquirir las dimensiones de un panel elástico ajustado a los lados, manteniendo la cremallera y botón delantero intactos, o incorporar una amplia banda de nailon, más gruesa, que se puede doblar por debajo de la tripita, o estirarse hasta cubrirla. Aunque estas piezas de tejido suelen venir en un color acorde al del pantalón (por ejemplo en negro o en azul muy oscuro), a veces es preferible contar con al menos un modelo en nude, más discreto si llevamos un top más corto o una camiseta de algodón. La tercera opción, especialmente durante los primeros meses, son las belly bands, unas bandas elásticas de punto desmontables se pueden ajustar a la cinturilla de nuestros pantalones de siempre, ampliando la circunferencia del pantalón y permitiéndonos llevar nuestros vaqueros favoritos hasta que comiencen a ensancharse las caderas.

ninos-denim-03VER GALERÍA

COPIA EL 'LOOK': Stella McCartney domina la gama de los neutros, en gris, marrón camel o crema, combinados con boyfriend jeans premamá

En los maternity jeans las proporciones también mandan: un vaquero ajustado pide un top más suelto, como un pullover premamá, una camiseta o un poncho, mientras que una camiseta elástico, por ejemplo, funcionará mejor con un pantalón de pata más ancha. El skinny fit sigue siendo uno de los vaqueros premamá más vendidos, especialmente en el primer y segundo trimestre, antes de que la pierna comience a sentirse más hinchada: es entonces cuando es preferible pasarse al boyfriend jean o un bootcut de pernera recta.

ninos-denim-04VER GALERÍA

COPIA EL 'LOOK': Estampado étnico o geométrico en prendas que juegan al despiste, como la maxibufanda de Olivia Wilde o la chaqueta de Mónica Cruz

Hablando de básicos, a la hora de construir un armario denim premamá no pueden faltar las prendas en colores neutros, como el blanco o negro además de toda una gama de beis y gris, además de los tops de rayas o con algún estampado, para un twist más rockero. Los estampados, étnicos o geométricos, también funcionan, en este caso para distraer la atención o disimular curvas, especialmente en pañuelos y bufandas, o con abrigos y chaquetas abiertas o de estilo imperio.

ninos-denim-01VER GALERÍA

COPIA EL 'LOOK':
Gwen Stefani le da un giro al vaquero premamá, combinándolo con colores brillantes o apostando por la cazadora en lugar del pantalón

En cuanto a los colores: todas las opciones son posibles. Los neutros, como los que dominaba durante su embarazo la diseñadora Stella McCartney, permiten ejercer de bisagra en el armario, pasando de la prenda convencional a la premamá combinando ambas, haciendo que uno y otro sean más ponibles durante los nueve meses de gestación, e incluso después, en el proceso de recuperar la figura. Los jeans combinados con colores brillantes también funcionan: Gwen Stefani lo hacía en más de una ocasión, combinando sus vaqueros con un vestido premamá o un abrigo en color amarillo. El giro: dar el cambiazo del tejido denim del pantalón por el de la cazadora.

Más sobre: