¿Cuándo es el mejor momento para solicitar la epidural?

Según un estudio, un uso temprano de la anestesia epidural no implica mayores riesgos que una epidural tardía

ninos-epidural-01

Por definición, el parto natural es aquel que se lleva a término sin analgésico de por medio que ayude a la madre a sobrellevar el dolor. Este tipo de alumbramiento tiene sus ventajas e inconvenientes (las técnicas son menos invasivas pero implica hacer frente al dolor del parto sin medicación alguna), y aunque cada vez cuenta con más adeptas, quizá siguiendo la tendencia hacia una crianza más natural, la anestesia epidural sigue siendo la forma más común de hacer frente a los dolores del parto, bloqueando la sensibilidad en la zona inferior del cuerpo de la mamá pero sin llegar a dormirla.

Hasta ahora, el momento en que administrar la epidural se regía por decisiones estrictamente médicas, teniendo como baremo entre otras cosas la dilatación, y manteniendo como norma estándar el no recurrir a este tipo de analgésico si es muy temprano, por miedo a que resulte peligroso para la madre o el bebé. Sin embargo, un estudio publicado este mismo mes por la Biblioteca Cochrane, una popular base de datos que reúne ensayos clínicos y que comenzó a registrarse en los años 70 precisamente en las áreas de la atención al embarazo y parto, acaba de desmentir este supuesto mito, relacionado con los medicamentos para paliar el dolor durante el alumbramiento.

En concreto, desvelan, no habría un momento médico 'ideal' para administrar la epidural, si finalmente se toma la decisión de hacerlo: ésta debería dársele a la madre cuando la solicite, independientemente del momento del parto en que se encuentre. Los datos han sido recabados entre un total de más de quince mil partos de madres primerizas, a quienes se les aplicó la epidural en diferentes estadios del parto, comenzando con dilataciones de apenas cuatro centímetros.

Los resultados: ninguno de los grupos presentó diferencias clínicas observables entre estas epidurales 'tempranas' y otras más tardías. Según el estudio el tiempo de administración no influye en un aumento en el número de partos mediante césarea o fórceps, ni registraría diferencias en la duración de los partos ni en los resultados del test de Apgar realizado a los bebés después de nacer, y en el que se evalúa a los recién nacidos de acuerdo a parámetros como el tono muscular, la frecuencia cardíaca, los reflejos, la respiración o el color de la piel.

El estudio, desarrollado por el hospital de maternidad e infantil de Singapur, y más tarde recogido por la biblioteca, refuta así la creencia de que una aplicación demasiado temprana de la anestesia epidural puede tener consecuencias contraproducentes en la salud del bebé, o derivar en un parto peligroso, en comparación con una epidural administrada más tarde. Su propuesta: que las mujeres tengan siempre una opinión informada sobre cómo funcionan estos analgésicos y en qué momentos pueden pedirlos, y tomen la decisión conjuntamente con su médico.

Más sobre: