Durante el embarazo, no te olvides del 'Omega 3'

Los ácidos grasos 'buenos' que consume la madre son fundamentales para el desarrollo del bebé, tanto en el embarazo como durante la lactancia


Los beneficios de consumir ácidos grasos 'Omega 3' son bien conocidos (desde hace años, el término está más que de moda y con motivo), pero ¿qué pasa con las mamás embarazadas? ¿Es importante este aporte mientras se está esperando un bebé?

Los estudios indican que sí: la alimentación de las madres durante esta etapa, así como durante todo el período de lactancia, se relaciona directamente con el desarrollo de sus bebés, por lo que la consumición de ciertos alimentos resulta vital para preservar al máximo sus capacidades, como el aprendizaje y la memoria, desde el primer momento. Ésta al menos ha sido una de las principales conclusiones de la Dra. Rosa María Ortega Anta, catedrática de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, y que exponía a principios de mes en una ponencia sobre el impacto en la función cognitiva en las primeras etapas de la vida.

Concretamente, la doctora subrayaba la importancia de este tipo de ácidos grasos 'buenos' (los que aumentan el colesterol bueno y disminuyen el malo), que ejercen una labor fundamental en la construcción de estructuras del sistema nervioso y de la retina del niño durante el embarazo y primeras etapas de su vida. Es por esta razón que la alimentación de la madre en este tiempo resulte vital, especialmente si se tiene en cuenta que hasta un 79.5 por ciento de las mujeres españolas presenta una ingesta insuficiente de 'Omega 3' en su vida cotidiana, tal y como ella misma remarcaba.

'El riesgo de asumir un embarazo, y posterior lactancia, con situación algo inadecuada en relación con los ácidos grasos Omega 3, y concretamente con el DHA (un tipo de ácido graso presente en pescados como el salmón, el arenque o la anchoa, además del aceite de hígado de bacalao y algunas algas), es bastante frecuente', resumía la doctora, recalcando que resulta cuanto menos 'preocupante' que así sea, ya que 'el desarrollo cerebral de los recién nacidos podría ser mejor si el aporte de estos ácidos grasos fuera el óptimo'.

Los alimentos que deberíamos consumir más a menudo si queremos seguir estas directrices saludables al pie de la letra: sobre todo, pescados ricos en ácidos grasos esenciales, como el pescado azul (un tipo de pescado que lleva una proporción de grasa superior al 5%, en lugar del 2% de los pescados blancos), como el atún, el boquerón, el jurel, la caballa o el salmón. También los lácteos, especialmente la leche entera, la carne de cerdo o pollo, los alimentos enriquecidos con estos ácidos grasos y las nueces.

Más sobre

Regístrate para comentar