Cinco consejos para cuidar la piel durante el embarazo

Evitar las estrías y mantener una alimentación saludable son clave para proteger la piel de los cambios metabólicos de la gestación

ninos-piel-01

Durante el embarazo, todas las alteraciones metabólicas que se suceden en el interior del organismo de la madre se reflejan también de manera externa. Desde cambios hormonales, a cambios a nivel inmunológico, endocrino o vascular. La piel es particularmente susceptible a estas alteraciones, de ahí que las mamás embarazadas experimenten a menudo cambios y trastornos en la epidermis, que se prolongan durante todo el período de gestación, y que se traducen en manchas o melasmas, arañas vasculares, acné o estrías.

Para evitar que todos estos cambios dañen irreparablemente la piel, es importante cuidarla con mimo durante los nueve meses. Desde el equipo médico de la clínica CRES nos dan cinco consejos útiles para mantener la piel elástica y cuidada durante todo el embarazo.

1. Mantener una alimentación adecuada. Quizá de las recomendaciones más importantes, ya que, de entrada, comer adecuadamente previene el aumento excesivo de peso durante el embarazo, y, por ende, el organismo no somete a la piel a grandes estiramientos.

Una dieta rica en frutas y verduras, y beber mucha agua harán que la piel esté bien hidratada desde dentro, mientras que consumir proteína, como la de la carne, el pescado o el pollo tres o cuatro veces a la semana, estimulará la producción de nuevas fibras musculares, evitando la aparición de la flacidez post-parto.

2. También es recomendable usar a diario cremas con efecto hidratante, preferiblemente anticelulíticas o antiestrías, y a poder ser con componentes naturales.

3. Los peelings faciales (los mecánicos, que no los químicos), son una buena exfoliación que libra a la piel de impurezas y células muertas, dejándola limpia, suave y elástica. Pueden servir para mantener la piel del rostro en buen estado a lo largo de los nueve meses de gestación.

4. Los masajes de drenaje linfático manual también ayudan, ya que mantienen la fluidez de la circulación linfática, produciendo un efecto sedante sobre el sistema nervioso y los músculos. Este masaje resulta especialmente útil sobre algunos de los trastornos más comunes entre las mamis embarazadas, como el acné, la rosácea o la dermatitis, además de ayudar a la eliminación de líquido y mantener la celulitis a raya.

5. La protección solar con pantalla total se debe emplear a diario, incluso en invierno, para evitar las alteraciones en la pigmentación y evitar el fotoenvejecimiento especialmente durante el embarazo, cuando la piel está más sensible.

Más sobre: