El ejercicio, clave para prevenir los dolores de espalda entre los 'peques'

Las mochilas y la falta de actividad física pueden derivar en dolores de espalda ya desde una edad temprana

ninos-mochila-01VER GALERÍA

Los mayores, acostumbrados a estar horas delante del ordenador, o coger mala postura casi sin darnos cuenta, estamos más que acostumbrados a los dolores de espalda. Una dolencia que también puede afectara los niños, tal y como nos recuerdan estos días la Organización Médica Colegial y la Fundación Kovacs durante su campaña anual, orientada precisamente a prevenir este tipo de dolores entre los más pequeños de la casa.

Desde la fundación, de hecho, subrayan la importancia de realizar deporte de forma regular y reducir el peso del material escolar, apuntando a una prevalencia de cerca del 51 por ciento de los chicos y más del 69 por ciento de las niñas que antes de los 15 años ya ha padecido dolor de espalda, limitando sus actividades diarias y aumentado significativamente el riesgo de padecer estos dolores de forma crónica cuando se hagan mayores.

Con el paso del tiempo, el dolor de espalda tiende a aumentar de intensidad y extenderse a otras zonas, por lo que conviene prevenirlo desde edades tempranas, más aún si se tiene en cuenta que es precisamente a estas edades cuando la prevención y el fomento de hábitos saludables conlleva a unos mejores resultados en la salud a lo largo de la vida. Según explica el Dr. Francisco Kovacs, el ejercicio 'es la principal medida para la prevención de las dolencias de espalda', ya que su efecto se ejerce tanto a través de mecanismos específicos, como el desarrollo de la potencia, resistencia y coordinación de la musculatura que protege la columna vertebral, como inespecíficos, como la mejora del riego sanguíneo o el aumento de la confianza en la propia capacidad física.

'Más importante que un ejercicio o deporte concreto, lo fundamental es que el niño lo practique de manera regular'. En concreto, es recomendable que los niños realicen ejercicio físico como mínimo dos veces a la semana, en días no consecutivos, durante un total de tres horas semanales. La actividad física es necesaria para que la columna vertebral adquiera su forma definitiva, reducir el riesgo de padecer dolencias de la espalda y aumentar la probabilidad de que, si aparece dolor, éste sea de corta duración.

Más factores: el peso del material escolar que los niños cargan a diario, la incorrecta manera de transportarlo, o el mobiliario escolar inadecuado, también constituyen factores asociados a un mayor riesgo de sufrir dolor de espalda en el cole. El peso de la mochila no debe superar el 10 por ciento del peso corporal del niño, algo que no se cumple en hasta un tercio de los escolares españoles, que superan ese límite de manera habitual.

Las soluciones: no llevar más peso del necesario, usar como alternativa a la mochila tradicional aquellas que tienen ruedas y, si se dispone de taquilla en el colegio, emplearla de manera habitual para no cargar innecesariamente la espalda. Si la mochila es de tirantes, lo mejor es situarla relativamente baja, en la zona lumbar, tan cerca del cuerpo como sea posible, y sujetarla con un cinturón para que no se bambolee.

Más sobre: