La leche materna es el primer 'alimento funcional' de la naturaleza

Un estudio publicado por la revista 'Science' investiga la incidencia en las bacterias 'buenas' de la leche materna

ninos-lactancia-01VER GALERÍA

La leche materna es la 'primera comida funcional de la naturaleza'. Así lo ha hecho público un artículo de la revista Science titulado bajo este mismo nombre, y que hace unos días difundía el diario El Mundo, ahondando en los beneficios científicos de la lactancia tanto para las madres como para sus bebés.

El estudio, publicado el pasado 15 de agosto, parte de los nuevos y más recientes análisis orientados a la leche materna: un campo relativamente inexplorado por la ciencia, que parece estar avanzando a marchas agigantadas con la popularidad de la lactancia y la crianza natural entre las nuevas generaciones de mamás. La tendencia, de hecho, ha traspasado fronteras y ya tiene su propio hueco en España: este mismo verano, la universidad Rey Juan Carlos de Madrid ofrecía el primer programa de estudios orientado a los profesionales de la salud que quieran especializarse en lactancia.

El estudio publicado por Science añade una particularidad al auge de la leche materna, y que tiene una raíz puramente científica: una de las razones por las que se está estudiando este 'primer alimento' entre las comunidades científicas no es otra que la de analizar los oligosacáridos que componen la leche. O lo que es lo mismo: un tipo de carbohidratos que, combinados con otras proteínas y encimas activas, compondrían la base de la leche materna, convirtiéndola no sólo en un alimento completo para el bebé, sino también en un alimento funcional, capaz de proteger al recién nacido.

El proceso: al llegar al estómago, estos oligosacáridos alimentarían a las bacterias beneficiosas presentes en el intenstino del bebé, reforzando su sistema inmune, 'barriendo' las bacterias 'malas', y reduciendo el número de patógenos en el organismo desde prácticamente el primer día de vida. Un vínculo maternofilial que da forma a lo que se conoce como el microbioma del recién nacido, y que comienza mucho antes, en la recta final del embarazo, a través de la ruta entero-mamaria: una conexión que se establece entre la mucosa intestinal de la madre y las mamas, y que explicaría la riqueza bacteriana de la leche.

Más sobre: