Mamás 'eco': Consejos de seguridad para llevar a los bebés en cabestrillo

Los cabestrillos sustituyen el portabebés de cinchas por una pieza de tela que se debe anudar a diario

nullVER GALERÍA

Kate Hudson, con un cabestrillo con anillas

Los cabestrillos portabebés son uno de los apartados de la crianza natural, que tan de moda se ha puesto entre los nuevos mamás y papás. Tanto es así, que la misma Asociaión Española de Pediatría se ha lanzado a elaborar un pequeño recopilatorio de recomendaciones en seguridad orientadas a este tipo de transporte para los más pequeñines, poniendo de manifiesto con ello la importancia de usarlos correctamente para evitar accidentes.

Los cabestrillos se refieren principalmente a los portabebés tipo bandolera, de tela y sin cierres, donde la persona encargada de transportar al bebé es la encargada de anudar la pieza en cada uso. Según señala la asociación, los portabebés de este tipo deben emplearse con cautela en niños menores de 4 meses, además de gemelos, bebés prematuros, niños con bajo peso al nacer o bebés con infecciones de las vías respiratorias (incluso si se trata de un simple catarro).

nullVER GALERÍA

El cabestrillo se diferencia del portabebés en la ausencia de cierres

Un ejemplo: la sofocación, que puede ocurrir bien por la compresión en la nariz y boca del bebé contra el cuerpo del adulto, bien por un cambio de postura en la que la vía aérea queda restringida. Resulta por tanto imprescindible acudir al pediatra antes de usar el portabebés (al igual que nos informamos a la hora de elegir otros productos) y aprender cómo debe ser colocado el niño y cómo debe sujetarse el portabebés. Algunas de las premisas básicas: que la cara del bebé permanezca siempre visible, vigilar la postura regularmente y comprobar que el niño respira sin dificultad. 'Una comprobación sencilla es que el padre pueda dar un beso en la frente al niño', aconsejan desde la Asociación Española de Pediatría.

Además, se debe evitar que la cara se apoye contra el cuerpo del adulto, y comprobar diariamente la tela, las costuras, la presencia de pliegues y los broches o cremalleras, utilizando siempre sistemas portabebés apropiados para el peso y la edad del niño. Los especialistas también advierten de que no se debe utilizar el cabestrillo para realizar ciertas actividades que acarreen riesgo de caídas.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más