Cinco 'tips' para acertar con el nombre del bebé

¿Sabes ya cuál será el nombre que le pondréis al bebé? Te damos algunas pistas para dar con el más adecuado

ninos-nombre-01VER GALERÍA

Kim Kardashian junto a su hija North (o Nori) West: el nombre significa Norte y el apellido, Oeste en inglés

Hay papás y mamás que lo tienen claro ('siempre he querido que se llame Daniel', 'Carmen, como mi madre' o 'mejor nuestros propios nombres'), y otros que hasta la recta final del embarazo, o incluso cuando llega el momento de ir al registro, aún no se han decidido por el nombre que le pondrán al bebé recién nacido. Algunos, como Elsa este mismo año, se ponen de moda por temporadas, mientras que otros han estado siempre ahí y son clásicos que no dejan de estar en el top 10 de los nombres más populares. ¿Sabes cómo elegir el nombre más adecuado de tu lista de favoritos?

1. Di el nombre en alto, repetidamente y con todos los apellidos, teniendo en cuenta detalles como la sonoridad o disonancias entre el nombre y el apellido, o incluso si resulta fácil de deletrear y escribir. También es importante sentirse cómodos diciendo el nombre en alto: busca un nombre sonoro pero que no resulte demasiado complejo a la hora de pronunciarlo, porque lo más probable es que derive en motes en el cole o incluso en casa. Repite el proceso con las iniciales.

2. Haz una lista con todos los nombres de la familia, y procura que no se parezca a ninguno. Aunque resulta común nombrar a los hijos con los nombres de los abuelos o incluso de los padres, es importante que, entre los propios hermanos, los nombres resuenen de manera diferente para evitar confusiones tanto dentro de casa como fuera. Nombres que empiezan por la misma letra, por ejemplo, o que guardan semejanza entre el número de vocales y sílabas pueden confundir a los peques mientras crecen, e incluso acarrearles problemas de identidad cuando llegan a la adolescencia y comienzan a manifestar su individualidad dentro del núcleo familiar.

3. Los nombres clásicos quizá resulten más aburridos al oído, pero están menos sujetos a los vaivenes de las tendencias. Por ejemplo: poner a un bebé el nombre de un personaje de una saga de cine o de una serie televisión puede parecer una buena idea... hasta que dicha saga pasa de moda. Lo mismo sucede con los nombres que muchas veces los famosos eligen para sus hijos y que también marcan tendencia, como los nombres de bebé relacionados con la naturaleza (Lluvia), ciudades (Brooklyn), nombres que son letras o números (Aleph, primera letra del alfabeto hebreo, o Seven, que significa 'siete' en inglés) o incluso colores (Blue).

4. Ten en cuenta algunos detalles prácticos, tanto con el nombre como con los apellidos. Por ejemplo, un apellido que empieza por 'A' siempre estará en lo alto de la lista, al contrario que uno que empiece por 'R' o 'V'. Lo mismo sucede con la longitud: si el apellido es corto, un nombre largo puede compensar la parquedad de sílabas. Sin embargo, un nombre largo acompañado de un apellido largo (o lo que es peor: compuesto), se convertirá en motivo de comentario cada vez que haya que rellenar un formulario o entregar un documento.

5. Mantén un par de nombres en la recámara
hasta que nazca el bebé y puedas verle la carita. A veces algo que nos trae tantos quebraderos de cabeza como elegir el nombre más adecuado se resuelve una vez conocemos a esa nueva personita que acaba de llegar al mundo.

Más sobre: